DISCURSO DEL COMÍTE ANTI INTERNAMIENTO DE DUBLÍN PARA LA CONMEMORACIÓN DE PASCUA ABRIL 2019

DISCURSO DEL COMÍTE ANTI INTERNAMIENTO DE DUBLÍN PARA LA CONMEMORACIÓN DE PASCUA ABRIL 2019

 

 

A Chomrádaith agus a chairde, go raibh maith agaibh (“Companer@s y amig@s, gracias”) al Acción Anti-Imperialista de Irlanda por invitar al Comité de Anti-Internamiento de Dublín a hablar en este evento.

Tradicionalmente este es un tiempo cada año de conmemoraciones.

Conmemoramos en primer lugar a las mujeres, hombres y chicos que salieron a luchar contra un Imperio, el más grande jamás conocido y, en ese momento, el militar más poderoso del mundo. Algun@s lucharon solo por la independencia de Irlanda, much@s lucharon también por la justicia social y otr@s lucharon contra la guerra imperialista. El nuestro fue el primer alzamiento contra la carnicería de la Guerra imperialista y el mundo tuvo que esperar un año antes de que hubiera otro, en Rusia, y dos años antes del alzamiento espartaquista en Alemania.

Pero también conmemoramos a aquell@s much@s otr@s que lucharon y much@s que dieron su vida contra el invasor a través de los siglos, contra el colonizador, los ladrones de tierras, contra la monarquía inglesa por una República, contra los traidores de la causa de la independencia, contra los Gombeen (capitalistas nativos). Los gobernantes de nuestro propio Estado y los gobernantes coloniales de la colonia inglesa restante en suelo irlandés.

Es correcto y apropiado conmemorar los hechos heroicos y el sacrificio del pasado.

Pero no se trata solo del pasado; también se trata del presente y del futuro. A chomrádaithe (“companer@s), la lucha aún no está terminada y sus objetivos aún no se han alcanzado. Vivimos en un país dividido por una frontera británica y también dividido entre ricos y pobres, donde una pequeña minoría de explotadores vive de los trabajadores y de la clase media baja, convirtiendo la miseria de much@s en los euros y libras de unos pocos.

A medida que el fascismo asoma su fea cabeza y destapa sus sangrientos colmillos nuevamente por todo el mundo, nuestros gobernantes aquí en Irlanda también se vuelven cada vez más a la represión. Recordamos a los que están en juicio ahora por oponerse exitosamente al lanzamiento del fascista Pegida en Dublín en 2012. Y los partidarios del Sinn Féin Republicano atacados en Newry mientras conmemoraban el mismo Alzamiento de 1916 el año pasado, también en juicio ahora, una repetición de los ataques del RUC bajo la Ley de Poderes Especiales. Y las redadas en los hogares de much@s republican@s de otras organizaciones a lo largo del año. Y aquellos que languidecen en la cárcel después de la condena por cortes especiales sin jurado en ambos lados de la Frontera.

Parte del arsenal de la represión ha sido tradicionalmente el internamiento sin juicio. Y camaradas, tras el Alzamiento de 1916, hubo una gran ola de detenciones en Irlanda. Más de 3.500 hombres y mujeres fueron arrestados y se dictaron noventa sentencias de muerte, aunque más tarde todas menos 16 fueron conmutados. 1,852 mujeres y hombres fueron internados en campos de concentración y prisiones en Inglaterra y Gales.

Los británicos recurrieron nuevamente al internamiento durante la Guerra de la Independencia, al igual que los gobiernos irlandeses durante la Guerra Civil y en los años 30 y 40, y los británicos en los Seis Condados en los años 70. Eso fue internamiento masivo, pero el internamiento continúa hoy de forma más selectiva, a través de la revocación de la licencia para ex presos y la negativa de la libertad a fianza para otros. Tod@s l@s republican@s deben oponerse a esta práctica represiva y no solo l@s republican@s, sino también l@s socialistas y, de hecho, todas las personas democráticas. La historia muestra una y otra vez que lo que el Estado se sale con la suya contra un grupo, lo usa más tarde contra otro.

El Comité contra el internamiento de Dublín se esfuerza por celebrar un piquete mensual de información en diferentes partes de Dublín y un evento anual en Newry. No somos sectarios y somos independientes de cualquier partido u organización política, lo que significa que TODAS las organizaciones republicanas deben apoyar nuestros eventos, ya que el internmiento nos afecta a todos. O nos oponemos juntos a la represión estatal, camaradas … o vamos a la cárcel por separado.

Go raibh maith agaibh (gracias a vos).

Advertisements

HORROR FASCISTA EN VILLORUELA — BORRADO?

Una historia de crímenes del fascismo espanol, si nos hacia falta recordarnos de nunca jamás dar les la oportunidad de alcanzar el poder de nuevo.  Y nos demuestra además que el fascismo nunca fue vencido en el Estado espanol, sin hablar de haberlo despedido.  Sin entender esa verdad no es posible arreglar las problemas del ahí.

He traducido este relato al inglés y subido separadamente. 

Diarmuid Breatnach

El miedo asoló Cantalpino, donde las hordas falangistas mataron a una mujer y a 22 hombres; donde se robó y violó. La señora Alejandra cuenta la historia y sus ojos parecen mirar hacia dentro de si misma: “ Aquí asesinaron a muchos y a la Eladia Pérez, la Jaboneta, también. Fueron a buscar a su hijoGuillermo, a quien «pasearon» más tarde, y ella no quiso abrirles; así que el Cagalubias le disparó y la mató; luego la llevaron al cementerio y su cuerpo no cabía en la hoya y el Cagalubias le cortó la cabeza con la pala…los asesinos fueron gente del pueblo y forasteros, falangistas, curas, frailes y hostias. El cura, era de lo peor, daba la bendición a los «paseos»..También les cortaron el pelo al cero a unas cien mujeres y, lloviendo y todo, las sacaron en procesión, la música tocando y los falangistas gritando arribaespaña y vivafranco y… ¡me cago en la madre que los parió!..”

Alejandra sigue con su relato: “..A mi me hicieron muchas, a otras las violaron..A mi me violaron 5 falangistas, sacaron de la cama a mi marido, que en paz descanse, el pobre, y le plantaron una pistola en el pecho, y allí, delante de él, me violaron. Unos me tenían cogida por los brazos y otros, por las piernas, y aquí Santa Inés, a lo que quieran hacer, y las pistolas encima de la cama en presencia de mi Desiderio ¡El pobre Desiderio! Además nos robaron todo lo que pudieron..Si, si, eran de aquí, de Cantalpino. Por desgracia, esta violación no fue un hecho aislado. En Poveda de las Cintas, a pocos kilómetros de Cantalpino, la historia se repitió, esta vez con la mujer del secretario del ayuntamiento..”

El 24 de agosto de 1936 la sangre no paró en Cantalpino, la impunidad de los asesinatos animó a los franquistas. Esa misma tarde se presentaron en Villoruela, a menos de 10 kilómetros de Cantalpino, 3 falangistas acompañados por fascistas vecinos del pueblo: Detuvieron a las siguientes personas: Eustasio Ramos (51 años), Elías Rivas (43), los hermanos Leonardo (43), y Leoncio Cortés(41), Daniel Sánchez (35), Esteban Hernández (29) Francisco García (25) y Benigno Hidalgo (18).

Los fascistas dieron contestaciones de carácter criminal a los familiares de los detenidos cuando iban a buscarles a sus casas: A la mujer de Leonardo Cortés le preguntaron que dónde estaba su marido; ella respondió que no sabía y le contestaron: “No se preocupe, que aunque esté bajo tierra le encontraremos”. Daniel Sánchez había estado jugándose la vida para salvar la de otras personas con sus mulas y su carro para cruzar la riada de la era, sin tener en cuenta de qué color ni de qué partido eran. Cuando le fueron a buscar a casa les dijo la mujer: “Esperen ustedes, que se está quitando la ropa, está todo calado”; la contestación fue: “No se preocupe usted, que lo mismo le va a dar”. Cuando fueron a la casa de Esteban Hernández, les dijo su madre: “esperen, que no tiene calcetines”; la contestación fue: “no se preocupe, que no le van a hacer falta”. Cuando fueron a buscar a Benigno Hidalgo, les dijo su madre: “le tengo que poner una inyección”; “no se preocupe usted, se la vamos a poner nosotros”, le contestaron.

Una vez capturados, quedaron arrestados en el Ayuntamiento atados de pies y manos con cuerdas. Los componentes del Ayuntamiento convocaron una reunión y decidieron que los 8 detenidos debían ser fusilados. Así amarrados, los hicieron subir a un camión en Villoruela, ya pasada la medianoche, y los trasladaron al término de Salvadiós, un pueblo de la provincia de Ávila. Allí, en un cruce de caminos, los fusilaron y los dejaros tirados en una cuneta. Allí mismo los enterraron unos vecinos de Salvadiós. Los asesinos fueron 7 del pueblo, el que llevaba el camión y los 3 falangistas forasteros.

Dos de las mujeres de los detenidas, María Engracia Cortés y Angeles del Pozo, se fueron a pedir ayuda a las monjas del convento. Contaron a las monjas lo que estaba pasando y ellas contestaron que aquello era una cruzada, y que si no habían hecho nada por qué habían estado huyendo, a lo que muy acertadamente las vecinas citadas contestaron: “A Jesucristo también lo persiguieron y por nada lo crucificaron”.

Jaime Cortés, hijo de uno de los fusilados contaba que “..después del sufrimiento que causaron, los fascistas nombraron entre los vecinos del pueblo una guardia llamada cívica para controlar nuestras salidas de casa, las demostraciones de sufrimiento. Nos pasábamos las noches enteras llorando con mi madre y mis abuelos en la cocina..hace falta tener mucha paciencia y resignación para convivir toda una vida con los criminales que fusilaron a tu padre..tuvimos que pasar por calamidades y sufrimientos..he tenido siempre muy presente una frase que mi madre nos decía con mucha frecuencia: “Hijos, no quiero veros nunca con las manos manchadas de sangre”…los únicos motivos por los que los fusilaron tuvieron fueron la forma de pensar diferente al franquismo, es decir, por defender la libertad, los derechos de los trabajadores, la seguridad social y la educación..los fusilaron por defender el derecho más grande de toda persona: la libertad..”

Desde la fecha 15 de agosto de 1936 al 16 de junio de 1939 no existe ningún documento, ni libro de actas de los archivos de Villoruela ¿Quiénes fueron los que hicieron desaparecer dicha documentación? En el libro de actas de defunciones aparecen con fecha 13 de marzo de 1937 inscritos por el juez Iñigo de la Torre estos 8 fusilados como personas como desaparecidas.


Originales de Ángel Montoro en Jiminiegos36 y Foro por la memoria (Intervíu nº 177, 4-10 octubre 1979). Foto de Xavier Miserachs

Documento original:

https://documentalismomemorialistayrepublicano.wordpress.com/2019/01/27/el-inmenso-rompecabezas-del-horror-fascista-entre-cantalpino-y-villoruela-salamanca/?fbclid=IwAR2Ha_X552tk86E3B4b5WVoA9m1_1gMZc8xnaThBs__Dv2N7eUZ31wr6KUI

FASCIST HORROR IN WESTERN SPAIN

A brief account of the fascist horror between Cantalpino and Villoruela (Salamanca) during the Spanish War, forwarded to me for translation from Castillian (Spanish).  I will post the original separately.  

Diarmuid Breatnach

Comment: If another reason were ever needed to ensure we crush fascism before it gets strong!  Stories like this illustrate how fascism was not defeated, much less rooted out in the Spanish State and remains at its heart to this day.  No progress can be made towards democracy in that state without taking that fact into account.  DB.

(Translator’s note: Villoruela is a municipality located in the province of Salamanca, Castille and León, in western Spain).

Alejandra, the interviewee, who was raped in front of her husband, next to her while a gun was held to his chest.

Fear ravaged Cantalpino, where the Falangist hordes killed a woman and 22 men; where they robbed and raped. Mrs. Alejandra tells the story and her eyes seem to look inside herself: “They murdered many here and Eladia Pérez, the Jaboneta, too. They went looking for her son Guillermo, whom they “took for a walk” later, and she did not want to open for them; so the bastards shot and killed her; then they took her to the cemetery and her body did not fit in the hole and the bastards cut off her head with the shovel … the murderers were people from the town and strangers, Falangists, priests, friars and that kind. The priest was the worst, he gave his blessing to the “walks” .. They also cut the hair of about a hundred women to the scalp and, in the rain and everything, they took them in procession, the music playing and the Falangists shouting “Up Spain!” and “Long live Franco!” and … I shit on the mother who gave birth to them! “

Alejandra continues with her story: “… they did a lot to me, they raped others. Five Falangists raped me. They took my husband out of bed, may the poor man rest in peace, and they pushed a pistol against him, in the chest, and there, in front of him, they raped me. Some had me by the arms and others, by the legs, and here, Saint Ines, to what they wanted to do, and the guns on the bed in the presence of my Desiderio. Poor Desiderio! They also stole everything they could. Yes, yes, they were from here, from Cantalpino. Unfortunately, this violation was not an isolated incident. In Poveda de las Cintas, a few kilometers from Cantalpino, the story was repeated, this time with the wife of the secretary of the town hall .. “

On August 24, 1936 the blood did not stop in Cantalpino, the impunity of the murders encouraged the Francoists. That same afternoon they appeared in Villoruela, less than 10 kilometers from Cantalpino, 3 Falangists accompanied by fascist neighbors of the town: They arrested the following people: Eustasio Ramos (51 years old), Elías Rivas (43), the brothers Leonardo (43) , and Leoncio Cortés (41), Daniel Sánchez (35), Esteban Hernández (29) Francisco García (25) and Benigno Hidalgo (18).

The fascists gave criminal replies to the families of the detainees when they went to look for them at home: Leonardo Cortés’ wife was asked where her husband was; she replied that she did not know and they answered: “Do not worry, even though he were underground, we will find him”. Daniel Sanchez had been risking his life to save the lives of other people with his mules and his cart to cross the flood, regardless of what color or what party they were. When they went to look for him at home, the woman said to them: “Wait, he is taking off his clothes, he is all wet”; the answer was: “Do not worry, he will get it all the same”. When they went to Esteban Hernández’s house, his mother told them: “wait, he does not have socks”; the answer was: “Do not worry, he will not need them”. When they went to look for Benigno Hidalgo, his mother told them: “I have to give him an injection”; “Do not worry, we’re going to give it to him,” they replied.

Once captured, they were arrested at the City Hall tied hand and foot with ropes. The members of the City Council called a meeting and decided that the 8 detainees should be shot. So bound, they were put on a truck in Villoruela, after midnight, and they were moved to the end of Salvadiós, a town in the province of Ávila. There, at a crossroads, they were shot and left lying in a ditch. Right there they were buried by neighbors from Salvadiós. The murderers were 7 from the town, the one that drove the truck and the 3 outsider Falangists.

Two of the detainees’ wives, María Engracia Cortés and Angeles del Pozo, went to ask for help from the nuns of the convent. They told the nuns what was happening and the nuns answered that this was a crusade, and that if they had not done anything why had they had been fleeing, to which the neighbors correctly answered: “Jesus Christ was also persecuted and though had done nothing, was crucified. “

Jaime Cortés, the son of one of those shot, said that “after the suffering they caused, the fascists appointed among the townspeople a policeman, allegedly civic, to control our movements from home, the demonstrations of suffering. We spent the whole night crying with my mother and my grandparents in the kitchen .. it takes a lot of patience and resignation to live a lifetime with the criminals who shot your father .. We had to go through calamities and sufferings … I always remembered very well a phrase that my mother told us very often: “Children, I never want to see you with blood on your hands” … the only reasons for which they were shot were their way of thinking differently from the Franco regime, that is, to defend freedom, the rights of workers, social security and education … they were shot for defending the largest right of all person: freedom .. “

From the date August 15, 1936 to June 16, 1939, there is no document or record book of the Villoruela archives. Who were the ones who made that documentation disappear? In the book of death certificates for March 13, 1937 the entry inscribed by the judge Iñigo de la Torre these 8 people shot dead are listed as missing.

Originals by Ángel Montoro in Jiminiegos36 and Foro por la memoria (Intervíu nº 177, 4-10 October 1979). Photo by Xavier Miserachs

BENETTON SENDS ARMED POLICE IN VIOLENT OPERATION AGAINST MAPUCHE INDIGENOUS PEOPLE

Translation by Diarmuid Breatnach
https://www.pagina12.com.ar/93239-en-cushamen-siguen-los-atropellos

Abuses against indigenous people continue in the Cushamen region.

Six months after the repression that led to the death of Santiago Maldonado, members of the (Argentine) Gendarmerie entered the Mapuche community this morning. They tied up several of their members and seized the horses, which were then taken to a van owned by businessman Luciano Benetton. They (the victims – translator) said that the operation was illegal and do not rule out that “planting evidence” was the purpose.

Members of the Mapuche Pu Lof community in Resistencia Cushamen, in Esquel (in Argentina – trans.), denounced that this morning Gendarmerie officers carried out a new raid ordered by Judge Graciela Rodríguez and prosecutor Díaz Meyer after a complaint from the Leleque ranch, owned by Italian magnate Luciano Benetton. According to the members of the community, the occupants were cuffed with plastic ties during the operation and their horses seized, these being taken to a van belonging to the Tierras del Sud (Southern Lands – trans.) company, owned by Benetton. A woman was injured and had to be taken to hospital. Yesterday was six months since the disappearance and death of Santiago Maldonado, victim of the police repression of that same community.


The reports of community members were disseminated through the Communities in Conflict Support Network, reporting that the troops arrived in the community at the first hour of the morning and “kept the members of the community under guard without even letting them go to the bathroom.” They reported that the officers took the horses that they had in the community, which they loaded on to a truck of the company Tierras del Sud, owned by Benetton. After the operation, a woman named Vanesa Millañanco had to be transferred to the hospital in Maitén and the community maintained that her health status is unknown.

“We denounce this new outrage at Pu Lof Resistance Cushamen as totally illegal because it was not supervised by witnesses, that is to say that the repressive forces did what they wanted during the time when they could incriminate members of the community through planting false evidence,” the community statement declared. The community also targetd the Security Minister, Patricia Bullrich, as responsible for a “hunt against the Mapuche people and a truly unscrupulous media defamation campaign.”

Another source: http://www.laizquierdadiario.com/Por-orden-de-Benetton-la-Policia-de-Chubut-volvio-a-invadir-la-Pu-Lof-de-Cushamen?utm_content=bufferb8e48&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

AGUANTAR Y REÍR — PERO REVOLUCIÓN!

Diarmuid Breatnach

 

Estuve recientemente leyendo sobre el apoyo en Cataluña a la lucha para la independencia de Irlanda en el 1920, inspirado especialmente por la huelga de hambre del Traolach Mac Suibhne (Terence McSwiney), Gran Alcade de Cork y oficial del grupo armado republicano el IRA.  Sabemos también que las huelgas de hambre de parte de presos republicanos irlandeses en el Long Kesh en el 1981, simbolizadas en el personaje del Bobby Sands, también habían impresionados a gente por todo el mundo.

Me encanta leer de las conexiones de la lucha del independismo irlandés con las luchas de resistencia de otros pueblos. El Alzamiento de 1916 en Dublín y la Guerra de la Independencia por todo Irlanda dio inspiración a nacionalistas, republicanos y socialistas revolucionarios por grandes partes del Mundo, influyendo al vietnames Ho Chi Minh, a Nehru (y a Indios mas revolucionarios que el) y a gente en todas las colonias de los estados coloniales como la Gran Bretaña, Francia, España, Portugal, Bélgica, Holanda, Alemania ….. Llegó a tener impacto en cada continente del mundo menos en el de Antartica. Y que lástima que terminó en tan vergüenza sórdida!

Me gustaría comentar sobre la frase del McSwiney “no es él quien puede infligir más, sino quién puede soportar más que vencerá”. Y al mismo tiempo referir a la de otro huelguista de hambre hasta la muerte, 61 años después de la muerte del McSwiney: “Nuestra venganza será la risa de nuestros niños.”

Esas frases de los mártires McSwiney y Sands son interesantes pero hay que leer los en el contexto de sus vidas y de la lucha para la independencia de Irlanda. Demasiadas veces son esas palabras apropiadas por pacifistas o peor, para los que quieren rendir o diluir o desviar la resistencia.

Foto del Traolach Mac Suibhne (Terence McSwiney)
(Fuente de foto: el Internet)

Las historias de ambos hombres lo dejan claro que se habían comprometido a lucha armada contra el imperio británico, McSwiney en el IRA y Sands en el Provisional IRA. Los dos se consideraban soldados de la resistencia nacionalista o republicana. Si no hubieron muertos en la cárcel, estarían por ahí pegando tiros a la policía colonial y al Ejercitó Británico, tratando de matar les y tratando de evitar que les maten a ellos.

La lucha para la independencia de Irlanda 1916-1921 quedó en gran parte derrumbada, tras el Trato de 1921 y la Guerra Civil del 1922-1923. El nuevo Estado Irlandés fusiló a 81 republicanos durante esos últimos años y mató al rededor de 120 ejecutados tras haber les hecho preso en lucha, o secuestrados y asesinados. Muchos tuvieron que huir del país.

Se volvió a lucha en seria en el 1971, pero esta vez casi totalmente confinada a la quinta parte del país, la colonia británica de Los Seis Condados. Y claro, quedó sin éxito, a pesar de enorme bravura y sacrificio por el pueblo a través de casi tres décadas.

Bobby Sands, foto tomado durante su encarcelamiento.
(Fuente de la foto: el Internet)

A los que les dan miedo o les disgusta la resistencia armada, les gustan muchísimo esas frases de Sands y de McSwiney, sacadas de sus contextos.

Guste o no guste, la historia nos repite a enseñar que la resistencia a las fuerzas del imperialismo (y aún, del capitalismo), si va a tener éxito, tiene que pasar a la fase armada en algún momento. Y no es por que les guste la violencia a los de la resistencia si no por que el enemigo no le dará ningún otro remedio. Vendrá con armas, juicios, cárcel para aplastar la resistencia. Así que la única cuestión no es a ver si la resistencia exitosa aquí o ahí le hace falta pasar a la fase armada, si no cual es el momento en que se necesita hacer. Eso es lo que nos dice la historia, creemos lo que nos guste.

THREE STATE MURDERS IN DUBLIN CITY

Reprinted with permission from the Facebook site of Dublin Political History Tours 

ON THE 25th OF AUGUST 1922, THREE IRISH REPUBLICANS WERE ABDUCTED IN DUBLIN CITY BY IRISH FREE STATE FORCES AND MURDERED. AT LEAST ONE OF THEM WAS A TEENAGER.

EN EL 25 DE AGOSTO 1922, TRES REPUBLICANOS FUERON SECUESTRADOS EN LA CIUDAD DE DUBLIN POR FUERZAS DEL NUEVO “FREE STATE” Y ASESINADOS.  (miren de bajo para traducción del artículo al castellano) 

The signing of the Treaty offered by the British in 1921 after three years of Irish guerrilla war and civil disobedience against British repression and its terror campaign, not only partitioned the country but split the alliance of forces that had constituted the Republican movement until that point (quite a few were, in truth, more nationalist than Republican).

A majority of the elected parliamentary representatives voted to accept the Treaty terms. However a majority of the male fighters rejected it, as did almost unanimously the Republican women’s auxiliary organisation Cumann na mBan and the Republican youth organisation, na Fianna Éireann. The remnants of the Irish Citizen Army, male and female, were likewise mostly opposed to it.

In 1922 civil war broke out after the IRA firstly occupied and fortified the Four Courts buildings and secondly after Michael Collins ordered the artillery bombardment of those and other buildings in the Dublin city centre occupied by the Republicans.

Oriel House

Oriel House (photo taken in the past), HQ of the Free State police and of the CID; torture was carried out here and murder gangs went from here to executed Republicans.

Both sides of course shot soldiers on the other side but the Free State Forces soon became known for atrocities, including the shooting of unarmed prisoners and instituting a reign of terror in some areas under their control. The State also carried out martial law executions of captured Volunteers (83 over less than 12 months). Free State forces, in particular the Criminal Investigations Department of the police force and some Army units also became known for abductions of people and their subsequent torture and murder. The activities of the CID based in Oriel House in Westland Row soon made the building a feared one.

Sean Cole & Alfred Colley murdered 1923

Bodies of the murdered Fianna Éireann officers, laid out for honouring prior to funeral. (Source: Internet)

THE THREE MURDERS

On the 25th August Alfie (Leo) Colley (19 or 21 according to different reports), Parnell Street, and Sean Cole (17 or 18 according to different reports), Buckingham Street, two streets in the north Dublin city centre, were picked up at Newcomen Bridge (one report has Annesley Bridge), North Strand on their way home from a meeting of officers at Marino. Colley was a tinsmith and Cole was an electrician and they were also two of the most senior officers in the Dublin Brigade of Na Fianna Éireann.

According to a statement by an eyewitness, their abductors were wearing trench coats over Free State Army officers’ uniforms (this was reproduced in a cartoon drawn by Constance Markievicz and widely distributed). Other witnesses saw them being shot dead at ‘The Thatch’, Puck’s Lane, (now Yellow Road), Whitehall, Dublin. The Irish Independent reported the murders but mentioned only the trench coats, without reference to Free State Army uniforms under them, which could leave readers to form the impression that the killers were IRA.

Apparently it was an opinion of many at the time was that their killing were a reprisal for the killing of Michael Collins earlier that week in Cork (despite General Mulcahy’s call for no acts of revenge to be taken).

Markievicz Cartoon Murder Gang Cole & Colley

Cartoon by Constance Markievicz depicting the State murder gang of Volunteers Cole and Colley. (Source: Come Here To Me blog)

On the same day, Volunteer Bernard Daly, a lieutenant in the IRA and commanding officer of Z Company, Dublin Brigade, was taken by armed men in plain clothes from Hogan’s pub (now O’Neill’s), where he was employed at Suffolk Street in the south city centre. His body was found later that day in a ditch on the Malahide Road, Belcamp with three bullet wounds to the chest and two the head. The Independent reported that the men coming for him told another barman that they had a warrant for Daly’s arrest, pointed a gun at him and threatened to shoot him if he obstructed them in any way. They took Daly to the cellar, searched him and then forced him to their car across the road.

The Independent also reported that Daly was a native of Old Hill, Drogheda; although he had relatives there and was engaged to be married to local girl there too, it seems he actually came from Carrikaldrene, Mullaghbawn, Co. Armagh. He had been active in the War of Independence, had been captured, tortured and jailed for over a year by the British – but it was the Irish Free State that murdered him.

 

Links for sources and more information/ enlaces para mas información:

https://comeheretome.com/2016/11/21/colley-cole-and-murder-at-yellow-road/

http://www.independent.ie/regionals/droghedaindependent/lifestyle/drogheda-man-is-one-of-three-shot-27162379.html

http://www.anphoblacht.com/contents/15707

TRADUCCIÓN AL CASTELLANO

La firma del Tratado ofrecido por los británicos en el 1921 después de tres años de guerra guerrillera irlandesa y desobediencia civil contra la represión británica y su campaña de terror, no sólo dividió el país, sino que dividió la alianza de fuerzas que había constituido el movimiento republicano hasta ese momento. (Bastantes fueron, en verdad, más nacionalistas que republicanos).

La mayoría de los representantes parlamentarios electos votaron a favor de aceptar los términos del Tratado. Sin embargo, la mayoría de los combatientes hombres la rechazaron, al igual que casi unánimemente la organización de mujeres auxiliares republicanas Cumann na mBan y la organización republicana de la juventud, na Fianna Éireann. Los restos del Ejército Ciudadano Irlandes, entre hombres y mujeres, también se oponían en su mayor parte.

En 1922 la guerra civil estalló después de que el IRA primero ocupó y fortificó los edificios de los Cuatro Tribunales en Dublín y en segundo lugar cuando Michael Collins ordenó el bombardeo por artillería de ésos y de otros edificios ocupados por los republicanos en el centro de la ciudad.

Ambos bandos, por supuesto, dispararon contra soldados en el otro lado, pero las Fuerzas del Estado Libre pronto se hicieron conocidas por atrocidades, incluyendo el tiroteo de prisioneros desarmados e instituyendo un reinado de terror en algunas áreas bajo su control. También llevaron a cabo ejecuciones de la ley marcial de Voluntarios capturados (83 en menos de 12 meses). Las fuerzas del Estado Libre, en particular el Departamento de Investigaciones Criminales de la policía y algunas unidades del Ejército también se conocieron por secuestros de personas y su posterior tortura y asesinato. Las actividades de la CID con sede en Oriel House en Westland Row pronto hizo el edificio uno para dar temor.

 

LOS TRES ASESINATOS

El 25 de agosto fueron recogidos Alfie (Leo) Colley (19 o 21 anos de acuerdo a informes diferentes), de Parnell Street, y Sean Cole (17 o 18 según informes diferentes), de Buckingham Street, dos calles en el centro norte de la ciudad de Dublín, en Newcomen Bridge (un informe tiene Annesley Bridge), North Strand en su camino a casa de una reunión de oficiales en Marino. Colley era un hojalatero y Cole era electricista y también eran dos de los oficiales más altos de la Brigada de Dublín de Na Fianna Éireann.

Según una declaración de un testigo ocular, sus secuestradores llevaban abrigos sobre los uniformes de oficiales del Ejército del Estado Libre (esto fue reproducido en un dibujo hecho por Constance Markievicz y ampliamente distribuido). Otros testigos vieron que fueron muertos a tiros cerca de la taberna “The Thatch“, Puck’s Lane, (ahora Yellow Road), Whitehall, Dublín. El periódico Irish Independent informó de los asesinatos y sobre los abrigos de trinchera lo que podría dejar a los lectores a dar la impresión de que los asesinos eran del IRA, pero no mencionó los uniformes del Ejército del Estado Libre de bajo de los abrigos.

Aparentemente, la opinión de muchos era que sus asesinatos eran una represalia por la muerte de Michael Collins a principios de esa semana en Cork (a pesar del pedido del General Mulcahy de que no se tomaran actos de venganza).  Pero los secuestros y asesinatos continuaron, incluso para unos meses después del fin de la Guerra.

El mismo día del secuestro de los voluntarios Cole y Colley, el voluntario Bernard Daly, un teniente en el IRA y comandante de la Compañía Z, Brigada de Dublín, fue llevado por hombres armados vestidos de paisano de Hogan’s pub (ahora O’Neill’s), donde trabajaba en Suffolk Street en el centro sur de la ciudad. Su cuerpo fue encontrado más tarde ese día en una zanja en el Malahide Road, Belcamp con tres heridas de bala en el pecho y dos en la cabeza. El periódico The Irish Independent informó que los hombres que iban a por él le dijeron a otro asistente del bar que tenían una orden de arresto de Daly, le apuntaron con una pistola y amenazaron con dispararle si lo obstruía de alguna manera. Llevaron a Daly al sótano, lo registraron y lo obligaron a ir a su auto al otro lado de la carretera.

El Independent también informó que Daly era un nativo de Old Hill, Drogheda, pero aunque tenía parientes allí y estaba comprometido para casarse con una chica local allí también, parece que realmente vino de Carrikaldrene, Mullaghbawn, Co. Armagh. Había sido activo en la Guerra de la Independencia, había sido capturado, torturado y encarcelado por más de un año por los británicos, pero fue el Estado Libre Irlandés quien lo asesinó.

Una tragedia putumayense en tres actos: entrando al “post-conflicto”

José Antonio Gutiérrez D

 

Acto I -Puerto Bello, Piñuña Blanco

 

El jueves 1 de Junio, a eso de las 8pm, media docena de individuos encapuchados y vestidos de negro, llegan a la comunidad de Puerto Bello, en Piñuña Blanco, armados de escopetas y revólveres.

Pese a que a primera vista podrían parecer meros atracadores, sobre todo por las precarias armas que portan, su modus operandi parece ser el de paramilitares. Cortan las comunicaciones, agrupan a varias personas al borde del río y proceden a robar a personas específicas, sobre todo del comercio. Luego, después de dos horas de aterrorizar al caserío, roban un motor y se van con total tranquilidad río abajo con todo lo robado. Esto ocurre en las mismas narices de un batallón militar en la vereda de La Alea, adscrito a la Brigada de Selva Número 27, así como de la Fuerza Naval del Sur que opera en todo el río Putumayo.

Esta es la segunda acción de este tipo que ocurre en la zona. Hace unos meses, también se había producido una acción similar en la vereda Puerto Silencio. También han aparecido panfletos amenazantes de grupos paramilitares –que vienen avanzando a paso firme desde el occidente de Putumayo- y hasta de un grupo que se hacen llamar “Los de Sinaloa”. Esto ocurre cuando las FARC-EP ya no se encuentran en este territorio, sino que se encuentran concentrados en la Zona Veredal “Heiler Mosquera”, en La Carmelita. Un mal precedente de lo que puede esperar el pueblo de estos territorios de la presencia de la fuerza pública. Hasta los más timoratos reconocen que “estas vainas no se veían cuando las FARC estaban por acá”. En el pueblo corren rumores que, de hecho, la misma fuerza pública no sólo toleraría estas acciones sino que algunos elementos hasta estarían detrás de ellos. Sea como sea, la desconfianza es grande, al igual que la ansiedad.

Esta acción ocurrió apenas un día después de una reunión en la comunidad en la cual se trató el tema de la explotación petrolera y la necesidad de oponerse al intento de la multinacional Amerisur Resources plc –de origen británico- de comenzar tareas de prospección y explotación en la zona, en medio de las comunidades campesinas, de un consejo comunitario afro y de un resguardo indígena. Esta obsesión por perforar la tierra, contaminar los ríos y saquear los recursos es parte de la visión del post-conflicto del gobierno: que las multinacionales vayan ocupando los territorios donde nunca se habían podido meter, porque se encontraban las FARC-EP en ellos. Literalmente, los territorios de presencia histórica de esta insurgencia, hoy están de remate. Para resistir al extractivismo, se está llamando a todas las comunidades del río a una asamblea los días 16 y 17 de Junio en Peneya, cerca de Puerto Calderón.

Soldados del Ejercito Columbiano en Putamyo. A pesar de su presencia los atracadores operan con tranquilidad.

Acto II -Piñuña Negro

El día 2 de Junio, al mediodía, durante una reunión en Piñuña Negro con dirigentes campesinos y líderes de juntas de acción comunal, para tratar el tema de la implementación de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC-EP, dos helicópteros militares sobrevuelan la reunión. Están sobrevolando por mucho tiempo, hasta que después de una hora y media sobrevolando, deciden aterrizar. “Afuera está el ejército”, nos comenta una señora que estaba en la reunión y que había salido para comprar algunos refrigerios. Salimos a hablar con ellos, pues la gente comienza a ponerse nerviosa. No es para menos. Piñuña Negro ha sido particularmente golpeado por las acciones contrainsurgentes durante el Plan Colombia, ha sido muy militarizado, ha vivido innumerables combates, ha visto muchos muertos y decenas de sus dirigentes han sido arrestados. Desde el 2004, al menos 36 dirigentes sociales han sido arrestados. El Plan Colombia también generó un desplazamiento masivo: de unas 2500 familias que había en el corregimiento al inicio de este operativo, hoy no quedan más de 400. Hoy el casco urbano de Piñuña Negro parece un pueblo fantasma, con casas abandonadas cayéndose a pedazos y un comercio moribundo donde alguna vez hubo de todo. En algunas de las veredas del corregimiento, esto se nota con mucha mayor crudeza: Puerto Tolima alguna vez llegó a tener 100 familias, y hoy apenas tiene 2. No es de extrañar, entonces, que la presencia militar provoque escalofríos en muchos.

Había llegado la armada en esos dos helicópteros; unos 30 militares contra-guerrillas, armados hasta los dientes con fusiles de asalto, mira telescópica, visores, granadas y cada quien con dos revólveres cruzados en el pecho, se paseaban por fuera del lugar de reunión y por el resto del caserío. Parecía que iban a una guerra medio oriental en vez de a dialogar con un grupo de dirigentes comunitarios que estaban realizando una reunión perfectamente legal. La gente miraba desde la distancia lo que está pasando con nerviosismo. Nosotros nos acercamos a hablar con un capitán de la manera más afable posible, tratando de bajar la tensión y de garantizar que la reunión pueda finalizar.

Nos informan que hemos roto un protocolo. Al parecer, la inspectora de Piñuña Negro tiene un acuerdo con la fuerza pública, a todas luces inconstitucional, según el cual no se puede realizar ninguna reunión comunitaria sin previa autorización de los mandos militares y sin la presencia física de un uniformado. Tales disposiciones son propias de las dictaduras militares del Cono Sur, más no así de un país que se dice democrático. Nos pregunta el militar que qué estábamos conversando. Le decimos el objetivo de la reunión y los temas tocados. Parece que la respuesta lo tranquiliza. Era como si esperaba que el objetivo de la reunión fuera otro.

Pregunta a mi compañero que si las cosas estaban tranquilas en Piñuña Blanco. Con sorpresa, le explicamos lo del “atraco”, aunque ellos ya sabían pues las denuncias se habían hecho por la mañana. Además, resulta extraordinariamente extraño que el ejército no haya sabido del “atraco” –que a esa altura lo sabía Raimundo y todo el mundo-, pero que se hayan enterado tan rápido de una reunión comunitaria para irla a interrumpir –y de paso, para acosar y amedrentar a los participantes. El capitán nos dice entonces que anotemos su número telefónico y que en caso de un nuevo incidente, llamemos al ejército porque ellos no vacilarán en llegar a “proteger” a la comunidad. Nos dijo que en esa zona la comunidad los rechazaba y que hasta los “hostigaban”, pero que si la comunidad los llamaba, ellos irían.

Luego nos preguntan si iríamos a Puerto Ospina, donde también la comunidad está adelantando acciones para oponerse a la explotación petrolera en su territorio, también por parte de Amerisur Resources plc. Uno ya va entendiendo por dónde va la cosa.

Acto III -Peneya, Piñuña Blanco

En el último acto, dirigentes comunitarios de Peneya, Piñuña Blanco, nos explican que el sábado 3 de Junio, se habían aparecido los ejecutivos de la Amerisur Resources plc, llamando a una reunión a la dirigencia. Palabras más, palabras menos, le preguntaron a los dirigentes que cuando soltaban la tierrita. A lo cual los dirigentes exclamaron diciendo que eso no era una decisión que podían tomar ellos, sino que correspondía a  la comunidad. Y que la comunidad tiene su evento programado para el 16 y 17 y que entonces tomarán una  decisión informada.

También nos enteramos que, camino a Piñuña Negro, los helicópteros que sobrevolaron la reunión comunitaria, también habían sobrevolado el caserío de Puerto Bello. El mensaje era claro. El día 3 también hubo reunión de la Junta de Acción Comunal en Puerto Bello y la decisión de la comunidad, ante la zozobra generada en los últimos días fue reforzar la organización comunitaria, tender más puentes con otros procesos, visibilizar la problemática del extractivismo y la resolución de la comunidad de defender el territorio. Dentro de esto, se llamó a participar masivamente en la asamblea en Peneya, pedir acompañamiento a los otros movimientos sociales, y a pedir a las autoridades garantías para que la reunión se pueda realizar en paz.

Aun cuando estos tres actos, a primera vista, puedan parecer hechos aislados, pensamos que son parte de una misma tragedia que se viene viviendo no sólo en el Putumayo, sino en todo el territorio colombiano.

 

Ahí donde las FARC-EP abandonaron los territorios, en el marco del proceso de paz adelantado con el gobierno (en el cual, dicho sea de paso, solamente los guerrilleros están cumpliendo su parte del acuerdo), las multinacionales han puesto la mira para adelantar actividades extractivistas y agroindustriales. En esos territorios existía no solamente insurgencia armada, sino también, por decirlo así, una insurgencia social: comunidades en resistencia contra la imposición del modelo neoliberal extractivista, que han buscado activamente participar en procesos amplios por una transformación de las estructuras políticas y económicas del país, así como en la creación de alternativas en su propia realidad local. Para quebrar esta resistencia campesina, indígena y afrocolombiana, la fuerza pública está tolerando, sino patrocinando, una situación de inseguridad y zozobra. Es muy raro que asesinatos selectivos, el aumento de la inseguridad y el avance incontenible del paramilitarismo estén ocurriendo en las mismas narices del ejército más poderoso de América Latina, y que ellos se muestren impotentes para operar en contra de estos elementos criminales. Eso si, muestran gran efectividad cuando las comunidades se organizan para protestar.

¿Qué se busca con esta zozobra inducida? Que la comunidad, en su desesperación, termine por llamar al ejército para que venga a poner orden. Al mismo ejército que ha permitido que esto ocurra. Así ellos llegan por invitación (“llámenos si vuelven a ocurrir incidentes”), como salvadores. Pero detrás de la militarización del territorio, lo que llegará es la petrolera. Eso es lo que realmente buscan, y no la seguridad de la comunidad: lo que buscan es dar garantías y protección a la petrolera para adelantar el saqueo de los recursos, y la consecuente destrucción de la selva. Con el ejército enquistado en los pozos petroleros, como se ve en otras partes del Putumayo ¿quién podría protestar o resistirse? Y como se ve en todos los territorios militarizados, la criminalidad y el paramilitarismo no cesarán sino que ahí seguirán o hasta aumentarán, mientras las multinacionales podrán saquear en paz todo lo que quieran.

La comunidad en Piñuña Blanco está viendo claramente esta estrategia y no se está dejando engatusar. Sabe que la única garantía para que la paz llegue a su territorio es la unidad de los procesos comunitarios, el fortalecimiento de su autonomía, la creación de un verdadero poder popular que pueda, mediante las guardias campesinas y la acción comunitaria, enfrentar las amenazas ante las cuales la fuerza pública se muestra impotente. En estos momentos está claro que la seguridad del pueblo depende de la capacidad del mismo pueblo. Que la defensa del territorio no puede ser impulsada más que por la alianza de campesinos, indígenas y afros, con el respaldo de los sectores urbanos que se hacen solidarios de estos procesos. Por más que uno le dé vuelta al asunto, no hay de otra. Por eso es tan importante que el 16 y 17 las comunidades de Piñuña Blanco no estén solas y que se les tienda una mano solidaria en esa lucha que es la lucha de todos.

 

José Antonio Gutiérrez D.

10 de Junio, 2017