DISCURSO DEL COMÍTE ANTI INTERNAMIENTO DE DUBLÍN PARA LA CONMEMORACIÓN DE PASCUA ABRIL 2019

DISCURSO DEL COMÍTE ANTI INTERNAMIENTO DE DUBLÍN PARA LA CONMEMORACIÓN DE PASCUA ABRIL 2019

 

 

A Chomrádaith agus a chairde, go raibh maith agaibh (“Companer@s y amig@s, gracias”) al Acción Anti-Imperialista de Irlanda por invitar al Comité de Anti-Internamiento de Dublín a hablar en este evento.

Tradicionalmente este es un tiempo cada año de conmemoraciones.

Conmemoramos en primer lugar a las mujeres, hombres y chicos que salieron a luchar contra un Imperio, el más grande jamás conocido y, en ese momento, el militar más poderoso del mundo. Algun@s lucharon solo por la independencia de Irlanda, much@s lucharon también por la justicia social y otr@s lucharon contra la guerra imperialista. El nuestro fue el primer alzamiento contra la carnicería de la Guerra imperialista y el mundo tuvo que esperar un año antes de que hubiera otro, en Rusia, y dos años antes del alzamiento espartaquista en Alemania.

Pero también conmemoramos a aquell@s much@s otr@s que lucharon y much@s que dieron su vida contra el invasor a través de los siglos, contra el colonizador, los ladrones de tierras, contra la monarquía inglesa por una República, contra los traidores de la causa de la independencia, contra los Gombeen (capitalistas nativos). Los gobernantes de nuestro propio Estado y los gobernantes coloniales de la colonia inglesa restante en suelo irlandés.

Es correcto y apropiado conmemorar los hechos heroicos y el sacrificio del pasado.

Pero no se trata solo del pasado; también se trata del presente y del futuro. A chomrádaithe (“companer@s), la lucha aún no está terminada y sus objetivos aún no se han alcanzado. Vivimos en un país dividido por una frontera británica y también dividido entre ricos y pobres, donde una pequeña minoría de explotadores vive de los trabajadores y de la clase media baja, convirtiendo la miseria de much@s en los euros y libras de unos pocos.

A medida que el fascismo asoma su fea cabeza y destapa sus sangrientos colmillos nuevamente por todo el mundo, nuestros gobernantes aquí en Irlanda también se vuelven cada vez más a la represión. Recordamos a los que están en juicio ahora por oponerse exitosamente al lanzamiento del fascista Pegida en Dublín en 2012. Y los partidarios del Sinn Féin Republicano atacados en Newry mientras conmemoraban el mismo Alzamiento de 1916 el año pasado, también en juicio ahora, una repetición de los ataques del RUC bajo la Ley de Poderes Especiales. Y las redadas en los hogares de much@s republican@s de otras organizaciones a lo largo del año. Y aquellos que languidecen en la cárcel después de la condena por cortes especiales sin jurado en ambos lados de la Frontera.

Parte del arsenal de la represión ha sido tradicionalmente el internamiento sin juicio. Y camaradas, tras el Alzamiento de 1916, hubo una gran ola de detenciones en Irlanda. Más de 3.500 hombres y mujeres fueron arrestados y se dictaron noventa sentencias de muerte, aunque más tarde todas menos 16 fueron conmutados. 1,852 mujeres y hombres fueron internados en campos de concentración y prisiones en Inglaterra y Gales.

Los británicos recurrieron nuevamente al internamiento durante la Guerra de la Independencia, al igual que los gobiernos irlandeses durante la Guerra Civil y en los años 30 y 40, y los británicos en los Seis Condados en los años 70. Eso fue internamiento masivo, pero el internamiento continúa hoy de forma más selectiva, a través de la revocación de la licencia para ex presos y la negativa de la libertad a fianza para otros. Tod@s l@s republican@s deben oponerse a esta práctica represiva y no solo l@s republican@s, sino también l@s socialistas y, de hecho, todas las personas democráticas. La historia muestra una y otra vez que lo que el Estado se sale con la suya contra un grupo, lo usa más tarde contra otro.

El Comité contra el internamiento de Dublín se esfuerza por celebrar un piquete mensual de información en diferentes partes de Dublín y un evento anual en Newry. No somos sectarios y somos independientes de cualquier partido u organización política, lo que significa que TODAS las organizaciones republicanas deben apoyar nuestros eventos, ya que el internmiento nos afecta a todos. O nos oponemos juntos a la represión estatal, camaradas … o vamos a la cárcel por separado.

Go raibh maith agaibh (gracias a vos).

Advertisements

GUERRA, DIVISIÓN Y PLANIFICAR LA INSURRECCIÓN

Diarmuid Breatnach

 

El 5 de agosto de 1914, el Consejo Supremo de la IRB1, un mes después de que los británicos declararon la guerra a Alemania, decidió en principio instigar un alzamiento por la independencia de Irlanda.

El 5 de agosto de 1914, un mes después de que los británicos declararon la guerra, el Consejo Supremo de la Hermandad Republicana Irlandesa2 decidió en principio liderar un levantamiento. Ellos imaginaron, como muchos observadores hicieron también, que la Guerra no duraría mucho y armarse y prepararse para una insurrección sería difícil dentro de ese marco de tiempo. La Guerra continuó mucho más allá del período esperado de un año, proporcionó al IRB el espacio para organizar, planificar y preparar, y también con un aliado para armarlos: Alemania.

La división en los Voluntarios Irlandeses causada por el discurso de Redmond3 en Woodenbridge, ofreciendo los Voluntarios al imperialismo británico para la guerra contra el imperialismo alemán y Turquía, dejó a la Hermandad Republicana Irlandesa secreta en una posición para tomar el control del resto, aquellos que declinaron luchar por Gran Bretaña y, en cambio, decidieron luchar por la independencia de Irlanda. Durante varios meses, Patrick Pearse se convirtió en Director de la Organización Militar, Bulmer Hobson Intendente General, Joseph Plunkett se convirtió en Director de Operaciones Militares, Éamonn Ceannt, Director de Comunicaciones, mientras que Thomas MacDonagh se convirtió en Director de Capacitación.

El académico del gaélico Eoin Mac Neill, jefe titular de los voluntarios irlandeses antes y después de la división de 1914. Más tarde sería deshonrado a los ojos de muchos por su cancelación pública del Levantamiento de 1916 que siguió sin él pero muy disminuido en número.
(imagen originada: Internet)
Bulmer Hobson en años posteriores. En 1916 se había separado del IRB que había ayudado a reorganizar e incluso fue puesto bajo detención armada por un período por el IRB. (Imagen originada: Internet)

El jefe titular de los Voluntarios, el erudito del gaélico Eoin Mac Neil, y figuras fundadoras como El O’Rahilly, mientras ocupaban puestos prominentes y se negaban a seguir a Redmond, no incorporaban la misma coherencia y determinación para la insurrección que encarnaba el IRB.

Patrick Pearse
(Imagen originada: Internet)

Esa lista de puestos de oficiales de IRB dentro de los Voluntarios contiene cuatro de los posteriores siete signatarios de la Proclamación de 19164. Que no aparecen los nombres de Seán Mac Diarmada y Thomas Clarke, aunque son figuras centrales en la reorganización del IRB en años anteriores, no es sorprendente: el Fenian mayor, veterano de 15 años en la cárcel británica en condiciones que, se dice, envió un tercio de sus camaradas locos y otro tercio a tumbas tempranas, prefirió trabajar en las sombras. Sin duda había instruido a su estudiante y enérgico organizador, Mac Diarmada, a hacer lo mismo en la medida de lo posible. Sin embargo, ellos también se unieron al ampliado Consejo Militar a fines de 1915.

Thomas Clarke, ex preso Fenian y el verdadero jefe de la IRB en Irlanda. (Imagen originada: Internet)
Seán Mac Diarmada, reclutado al IRB originalmente por Hobson se convirtió en colaborador cercano con Clarke. (Imagen originado: internet)

El quinto de los signatarios de la Proclamación que falta es James Connolly5, quien en agosto de 1914 se estaba recuperando y reconstruyendo el Sindicato de Transporte y Trabajadores Generales de Irlanda, meses después del final de la agotadora lucha de 8 meses contra el patronal de Dublín6. Pero estaba horrorizado por la guerra imperialista y el enfrentamiento de los trabajadores entre sí, dividido por las clases dominantes de sus respectivas ubicaciones, vestidos en uniformes de diferentes colores que ocultaban sus intereses comunes. Connolly quería un levantamiento, no solo por la independencia, sino también contra la próxima carnicería de la guerra. La reorganización del Ejército Ciudadano Irlandés, la milicia de la defensa obrera, comenzó a comprometer las energías de Connolly, pero el solamente tomó el juramento del IRB en enero de 1916, tres meses antes del Alzamiento.

James Connolly, foto tomada en 1900. (Imagen originada: Internet)

Tantos hilos diferentes de la vida irlandesa – cultural, política, de clase y de nación – se habían unido para tejer un tapiz que se leería de diferentes maneras durante décadas pero que aún tendría poderosos imágenes, colores y palabras para mover a mujeres y hombres un siglo después.

Fin.

Notas a pie de página

1Irish Republican Brotherhood, organización revolucionaria republicana secreta. Además de en Irlanda, tenía grande representación in Gran Bretaña y en los EEUU.

2La misma organización y a veces llamada La Hermandad Fenian.

3John Redmond, jefe del Partido Nacionalista de Irlanda, cual poco antes había obligado a los Voluntarios aceptar sus nominados en el Ejecutivo.

4Patrick Pearse, Joseph Plunkett, Thomas Mac Donagh y Éamonn Ceannt.

5Revolucionario comunista y republicano, criado en la diáspora irlandesa en Edimburgo.

6El Cierre Patronal de Dublín del 1913, que también había comenzado en el agosto.