NOBEL LITERATURE PRIZE WINNER FAILS TO NOTICE IRONY

Diarmuid Breatnach

Mario Vargas Llhosa was in Barcelona on Sunday as part of a number of people speaking at a pro-Spanish union rally which received coaches from various parts of the Spanish state.  HE DENOUNCED NATIONALISM (Democratic, Catalan) WHILE SURROUNDED BY SPANISH NATIONALISTS AND FASCISTS AND THEIR SYMBOLS (the Spanish unionists were demanding that Spain remain united, insulted Catalan officials, waved Spanish unionist flags and called for a Catalan-elected President to be jailed; Spanish fascists openly displayed fascist Franco-era flags and symbols and gave the fascist salute).

Mario Vargas LLosa Spanish Unity Barcelona 8 Oct2017

Nobel Literature Prize-winner Mario Vargas Llhosa addressing Spanish unionists and fascists bussed into Barcelona for rally against Catalan independence and self-determination (Photo source: Internet)

TALKING ABOUT THE IMPORTANCE OF DEMOCRACY WHILE DEFENDING AN UNDEMOCRATIC AUTHORITARIAN SYSTEM REPRESSING AND DISRUPTING A PLEBISCITE (State police violence leading to nearly 900 civilians injured; ballot boxes and ballot forms seized; elected officials arrested and/ or threatened with jail).

TALKING ABOUT THE IMPORTANCE OF THE RULE OF LAW WHILE IGNORING ILLEGAL ASSAULTS BY STATE POLICE RESULTING IN NEARLY 900 INJURIES (without a single State police officer being even charged or senior officers even reprimanded).

A NOBEL PRIZE WINNER IN LITERATURE IS UNABLE TO DETECT AN IMPORTANT ELEMENT IN WORLD LITERATURE — IRONY (Llhosa was awarded the Nobel Prize for Literature in 2010 for his work examining the corruption of political power and struggle against it — in Latin America).

Advertisements

THREE STATE MURDERS IN DUBLIN CITY

Reprinted with permission from the Facebook site of Dublin Political History Tours 

ON THE 25th OF AUGUST 1922, THREE IRISH REPUBLICANS WERE ABDUCTED IN DUBLIN CITY BY IRISH FREE STATE FORCES AND MURDERED. AT LEAST ONE OF THEM WAS A TEENAGER.

EN EL 25 DE AGOSTO 1922, TRES REPUBLICANOS FUERON SECUESTRADOS EN LA CIUDAD DE DUBLIN POR FUERZAS DEL NUEVO “FREE STATE” Y ASESINADOS.  (miren de bajo para traducción del artículo al castellano) 

The signing of the Treaty offered by the British in 1921 after three years of Irish guerrilla war and civil disobedience against British repression and its terror campaign, not only partitioned the country but split the alliance of forces that had constituted the Republican movement until that point (quite a few were, in truth, more nationalist than Republican).

A majority of the elected parliamentary representatives voted to accept the Treaty terms. However a majority of the male fighters rejected it, as did almost unanimously the Republican women’s auxiliary organisation Cumann na mBan and the Republican youth organisation, na Fianna Éireann. The remnants of the Irish Citizen Army, male and female, were likewise mostly opposed to it.

In 1922 civil war broke out after the IRA firstly occupied and fortified the Four Courts buildings and secondly after Michael Collins ordered the artillery bombardment of those and other buildings in the Dublin city centre occupied by the Republicans.

Oriel House

Oriel House (photo taken in the past), HQ of the Free State police and of the CID; torture was carried out here and murder gangs went from here to executed Republicans.

Both sides of course shot soldiers on the other side but the Free State Forces soon became known for atrocities, including the shooting of unarmed prisoners and instituting a reign of terror in some areas under their control. The State also carried out martial law executions of captured Volunteers (83 over less than 12 months). Free State forces, in particular the Criminal Investigations Department of the police force and some Army units also became known for abductions of people and their subsequent torture and murder. The activities of the CID based in Oriel House in Westland Row soon made the building a feared one.

Sean Cole & Alfred Colley murdered 1923

Bodies of the murdered Fianna Éireann officers, laid out for honouring prior to funeral. (Source: Internet)

THE THREE MURDERS

On the 25th August Alfie (Leo) Colley (19 or 21 according to different reports), Parnell Street, and Sean Cole (17 or 18 according to different reports), Buckingham Street, two streets in the north Dublin city centre, were picked up at Newcomen Bridge (one report has Annesley Bridge), North Strand on their way home from a meeting of officers at Marino. Colley was a tinsmith and Cole was an electrician and they were also two of the most senior officers in the Dublin Brigade of Na Fianna Éireann.

According to a statement by an eyewitness, their abductors were wearing trench coats over Free State Army officers’ uniforms (this was reproduced in a cartoon drawn by Constance Markievicz and widely distributed). Other witnesses saw them being shot dead at ‘The Thatch’, Puck’s Lane, (now Yellow Road), Whitehall, Dublin. The Irish Independent reported the murders but mentioned only the trench coats, without reference to Free State Army uniforms under them, which could leave readers to form the impression that the killers were IRA.

Apparently it was an opinion of many at the time was that their killing were a reprisal for the killing of Michael Collins earlier that week in Cork (despite General Mulcahy’s call for no acts of revenge to be taken).

Markievicz Cartoon Murder Gang Cole & Colley

Cartoon by Constance Markievicz depicting the State murder gang of Volunteers Cole and Colley. (Source: Come Here To Me blog)

On the same day, Volunteer Bernard Daly, a lieutenant in the IRA and commanding officer of Z Company, Dublin Brigade, was taken by armed men in plain clothes from Hogan’s pub (now O’Neill’s), where he was employed at Suffolk Street in the south city centre. His body was found later that day in a ditch on the Malahide Road, Belcamp with three bullet wounds to the chest and two the head. The Independent reported that the men coming for him told another barman that they had a warrant for Daly’s arrest, pointed a gun at him and threatened to shoot him if he obstructed them in any way. They took Daly to the cellar, searched him and then forced him to their car across the road.

The Independent also reported that Daly was a native of Old Hill, Drogheda; although he had relatives there and was engaged to be married to local girl there too, it seems he actually came from Carrikaldrene, Mullaghbawn, Co. Armagh. He had been active in the War of Independence, had been captured, tortured and jailed for over a year by the British – but it was the Irish Free State that murdered him.

 

Links for sources and more information/ enlaces para mas información:

https://comeheretome.com/2016/11/21/colley-cole-and-murder-at-yellow-road/

http://www.independent.ie/regionals/droghedaindependent/lifestyle/drogheda-man-is-one-of-three-shot-27162379.html

http://www.anphoblacht.com/contents/15707

TRADUCCIÓN AL CASTELLANO

La firma del Tratado ofrecido por los británicos en el 1921 después de tres años de guerra guerrillera irlandesa y desobediencia civil contra la represión británica y su campaña de terror, no sólo dividió el país, sino que dividió la alianza de fuerzas que había constituido el movimiento republicano hasta ese momento. (Bastantes fueron, en verdad, más nacionalistas que republicanos).

La mayoría de los representantes parlamentarios electos votaron a favor de aceptar los términos del Tratado. Sin embargo, la mayoría de los combatientes hombres la rechazaron, al igual que casi unánimemente la organización de mujeres auxiliares republicanas Cumann na mBan y la organización republicana de la juventud, na Fianna Éireann. Los restos del Ejército Ciudadano Irlandes, entre hombres y mujeres, también se oponían en su mayor parte.

En 1922 la guerra civil estalló después de que el IRA primero ocupó y fortificó los edificios de los Cuatro Tribunales en Dublín y en segundo lugar cuando Michael Collins ordenó el bombardeo por artillería de ésos y de otros edificios ocupados por los republicanos en el centro de la ciudad.

Ambos bandos, por supuesto, dispararon contra soldados en el otro lado, pero las Fuerzas del Estado Libre pronto se hicieron conocidas por atrocidades, incluyendo el tiroteo de prisioneros desarmados e instituyendo un reinado de terror en algunas áreas bajo su control. También llevaron a cabo ejecuciones de la ley marcial de Voluntarios capturados (83 en menos de 12 meses). Las fuerzas del Estado Libre, en particular el Departamento de Investigaciones Criminales de la policía y algunas unidades del Ejército también se conocieron por secuestros de personas y su posterior tortura y asesinato. Las actividades de la CID con sede en Oriel House en Westland Row pronto hizo el edificio uno para dar temor.

 

LOS TRES ASESINATOS

El 25 de agosto fueron recogidos Alfie (Leo) Colley (19 o 21 anos de acuerdo a informes diferentes), de Parnell Street, y Sean Cole (17 o 18 según informes diferentes), de Buckingham Street, dos calles en el centro norte de la ciudad de Dublín, en Newcomen Bridge (un informe tiene Annesley Bridge), North Strand en su camino a casa de una reunión de oficiales en Marino. Colley era un hojalatero y Cole era electricista y también eran dos de los oficiales más altos de la Brigada de Dublín de Na Fianna Éireann.

Según una declaración de un testigo ocular, sus secuestradores llevaban abrigos sobre los uniformes de oficiales del Ejército del Estado Libre (esto fue reproducido en un dibujo hecho por Constance Markievicz y ampliamente distribuido). Otros testigos vieron que fueron muertos a tiros cerca de la taberna “The Thatch“, Puck’s Lane, (ahora Yellow Road), Whitehall, Dublín. El periódico Irish Independent informó de los asesinatos y sobre los abrigos de trinchera lo que podría dejar a los lectores a dar la impresión de que los asesinos eran del IRA, pero no mencionó los uniformes del Ejército del Estado Libre de bajo de los abrigos.

Aparentemente, la opinión de muchos era que sus asesinatos eran una represalia por la muerte de Michael Collins a principios de esa semana en Cork (a pesar del pedido del General Mulcahy de que no se tomaran actos de venganza).  Pero los secuestros y asesinatos continuaron, incluso para unos meses después del fin de la Guerra.

El mismo día del secuestro de los voluntarios Cole y Colley, el voluntario Bernard Daly, un teniente en el IRA y comandante de la Compañía Z, Brigada de Dublín, fue llevado por hombres armados vestidos de paisano de Hogan’s pub (ahora O’Neill’s), donde trabajaba en Suffolk Street en el centro sur de la ciudad. Su cuerpo fue encontrado más tarde ese día en una zanja en el Malahide Road, Belcamp con tres heridas de bala en el pecho y dos en la cabeza. El periódico The Irish Independent informó que los hombres que iban a por él le dijeron a otro asistente del bar que tenían una orden de arresto de Daly, le apuntaron con una pistola y amenazaron con dispararle si lo obstruía de alguna manera. Llevaron a Daly al sótano, lo registraron y lo obligaron a ir a su auto al otro lado de la carretera.

El Independent también informó que Daly era un nativo de Old Hill, Drogheda, pero aunque tenía parientes allí y estaba comprometido para casarse con una chica local allí también, parece que realmente vino de Carrikaldrene, Mullaghbawn, Co. Armagh. Había sido activo en la Guerra de la Independencia, había sido capturado, torturado y encarcelado por más de un año por los británicos, pero fue el Estado Libre Irlandés quien lo asesinó.

WHICH GROUP REPRESENTS MOST PALESTINIANS?

Not Al Fatah, the Palestinian Authority or the PLO, according to this journalist, who concludes that today it is Hamas as shown by their elections.  Israel, the West and Egypt tried to negate this decision by squeezing Gaza and bombarding it, where the IOF have no troops on the ground but failed so far.  In the West Bank, Israel was able to subvert the elections through the arrest of Hamas representatives elected and through recognising unelected bodies such as the PA.  Today Al Fatah is running a Prisoners’ hunger-strike.

D.Breatnach comments: Despite the Palestinians being a mostly secular one politically, they voted in Hamas because of the corruption and collusion of Al Fatah including its shameful agreement to the Oslo Accord 1 in 1993 as part of a whole swathe of “peace (sic) processes” which swept through South Africa and Ireland in the 1990s.  Observers of the reality of Irish politics will find this article of interest and will surely see some parallels.

Dr. Khalil al Hayyah, representing Hamas at a press conference today on the question of talks with Al Fatah.
(Photo source: Mohamed Asad, MEMO)

Motasem Al Dalloul, 13th February 2017.

The main Palestinian secular movement, Fatah, which dominates the Palestine Liberation Organisation (PLO) accused regional powers on Sunday evening of supporting its Islamic rival Hamas to carry out a coup against the umbrella body and the Palestinian Authority which it controls. The reason given is that such regional powers are trying to ease, or lift, the Israeli-led, internationally-backed, siege on the Gaza Strip.

In several official press releases, Fatah named Turkey and Qatar. They claimed that these two countries are planning to help Hamas and its supporters in the occupied Palestinian territories and diaspora to supersede the PLO and the PA.

According to Fatah spokespeople, Turkey is hosting a pro-Hamas conference for Palestinians in the diaspora, the preparations for which are going ahead without the PLO’s knowledge. However, a spokesman for the organising committee, Ziad Al-Aloul, has said several times that PLO members are among the organisers.

Fatah has also accused Turkey of supporting a military coup against the PA in the Gaza Strip, which has been under siege for more than ten years, simply because the government in Ankara sent its minister of energy and other officials to conduct a study on how they can help to solve the electricity crisis in the coastal enclave. The accusation is really unbelievable, not least because the Turkish delegation met with PA officials in the West Bank before entering the Gaza Strip. In fact, Turkey has been cooperating with the PA in the West Bank regarding a fuel grant for Gaza’s sole electricity plant.

Qatar stands accused by Fatah of the doing the same thing as Turkey, possibly because it is the only international state which has faithfully fulfilled its pledges made during the International Donor Conference held in Cairo in the wake of the 2014 Israeli military offensive on Gaza. The conference aimed to collect donations to rebuild the Gaza Strip.

Since the Cairo conference, Qatar has rebuilt thousands of homes destroyed by the Israelis during the offensive, and built thousands of new homes for the poor and homeless in Gaza. On Saturday, the latest batch of Qatari-built properties were handed over officially by a representative of the Gulf State. Mohamed Al-Emadi also announced a commitment to build a new hospital in the southern Gaza city of Rafah.

These are the Turkish and Qatari acts that Fatah, which dominates the PLO, apparently regards as illegitimate efforts to help Hamas to supersede the PLO and the PA. The movement has overlooked the simple fact that every single Turkish or Qatari donation for the Palestinians in Gaza is handed over to the beneficiaries either through the PA or directly from official Turkish and Qatari bodies working in the territory.

The latest remarks by Al-Emadi have complicated the situation even more for Fatah, the PLO and the PA, which are more or less considered to be the same body. He is the man responsible for the supervision of the reconstruction projects in Gaza. Qatari representative told the IsraeliWalla website that his country has offered to pay all of the costs needed to help solve the Gaza electricity crisis, but the leader of the PA, Fatah and the PLO, President Mahmoud Abbas, rejected Qatar’s offer. Fatah denied this and said that Al-Emadi and his government are working to support Hamas in Gaza; the movement cited the $100m grant for the new hospital in Rafah as “evidence”.

All of this leads me to wonder if the PLO and PA have any legitimacy any more. I am also wondering about Hamas’s role in the Gaza Strip.

Is the PLO the sole, legitimate representative of the Palestinian people as claimed by the UN and Arab League in 1974? The Palestinian people in the occupied Palestinian territories and the diaspora have never recognised the PLO as any such thing. The designation arose when the late Yasser Arafat went to the UN holding an olive branch in his hand. Both of these international bodies recognise Israel, which is a state built on about 78 per cent of historic Palestine; the Palestinians have been waiting for almost 70 years to fulfil their legal right to return to their land. In 1993, the Israeli occupation state also recognised the PLO as the sole, legitimate representative of the Palestinian people after signing the now notorious Oslo Accords.

Regarding Hamas, which swept Fatah — and thus the PLO and Ramallah-based PA — out of the Gaza Strip in 2007, having won the previous year’s elections, there has been no clear-cut evidence that it represents more than half of the Palestinians in occupied Palestine. Hamas refused to take part in the first Palestinian parliamentarian elections in 1996, when Fatah, its allies and a number of independent candidates won all the seats. However, in the following ten years, Hamas — whose roots in Gaza go back to the early 1970s and in the West Bank to the 1980s — won most of the elections for student councils and professional syndicates in both territories.

It became very clear that Hamas is the real and legitimate representative of the Palestinians in the territories in 2006, when the Islamic movement achieved an overwhelming victory in the municipal and parliamentary elections in both the West Bank and the Gaza Strip. Fatah, the PLO and the PA, as well as Israel, the UN and the Arab League, have always refused to recognise the subsequent Hamas-led Palestinian Authority which has been the de facto government in Gaza ever since.

Supported by Israel and backed by the most effective Arab states and the international community, Fatah, the PLO and the PA have tried to topple Hamas. They could do this in the West Bank, where Israel arrested most of the democratically-elected Hamas MPs and mayors, but in Gaza, where there is no Israeli existence on the ground, Hamas could sweep Fatah out and control the Palestinian institution.

Since then, the internal political division has been dominating the Palestinian political process. Hamas and Fatah have met together several times in various countries, but they have been unable to reconcile their differences. That is why, to all intents and purposes, the Gaza Strip controlled by Hamas has been under a strict Israeli, Egyptian and international siege supported tacitly by the Fatah, PLO and PA.

As a result, any national or international effort to facilitate a better life for the Palestinians in Gaza is considered to be “aggression” against Fatah, the PA and the PLO from their point of view. Such is the involvement of the secular Fatah in the stranglehold on Gaza that Qatar’s Al-Emadi, during his current visit to the Strip, said that the construction of a seaport and an airport under international observers are still proposed as solutions for the Gaza crisis should Israel, the world and Fatah agree.

According to the Assistant Professor of US and Middle East History at Syracuse University, Osama Khalil, in a four-year-old study, the PLO is a “shield and a cudgel against internal and external foes and competitors.” He added: “What remains of the PLO today — its name, its international status, and the few vestiges of its bureaucratic institutions, offices, and titles — have and continue to be used by a small, unelected, and unrepresentative clique to further their own agendas.”

It is fairly obvious to most reasonable people, therefore, that the PLO has little, if any, claim to be the “sole, legitimate representative” of the Palestinian people. Its leaders appear to be representing the interests of nobody but themselves.

Link to the article in MEMO — Middle East Monitor: https://www.middleeastmonitor.com/20170213-is-the-plo-still-the-sole-legitimate-representative-of-the-palestinians/

 

 

WHEN EAGLES SING — Kurdish singer and fighter Viyan Peyman falls in battle/ Cantante y Luchadora Kurda falla en batalla

Viyan Peyman, famous fighter-singer of the YPJ, fell in battle against Islamic State in Serekaniye (Yazira canton) on Monday 6th April 2015, according to news agency Hawar News.

Viyan Peyman, famosa luchadora y cantante del YPJ cayó én lucha contra el Estado Islamico el lunes 6 de Abril 2015, según la agencia de noticias Hawar News (miren enlace al fondo de este corto trozo para las noticias en castellano).

When Eagles Sing

(I ndil chuimhne Viyan Peyman/Gulistan Tali Cingalo)

A bird fell from the sky —

the birdsong now has died. 


A songbird but also a fighter — 


When eagles sing 


our struggle is made lighter.

She flies now in different skies,


skies of our memory,


of our heart, spirt and mind


where her song cannot be silenced


for Kurds or for humankind.

Diarmuid Breatnach April 2013

Viyan’s real name was Gulistan Tali Cingalo (Gulistan means “garden”) and she was from Mako city in the part of Kurdistan located within the Iranian state’s territory.

The song she sings in the video was composed by her; the lyrics say:

“Oh, mother, woe to me!


My heart cries today — what disaster has fallen upon us!


I will sing today of the resistance of Kobane,

that it may be a poem recited for the world and humanity, oh mother!


Today again our Kurdish boys and girls have made their chests into shields

against the tanks and bombs …
Oh, mother, woe to me!


Today I imagine the mothers of Kobane crying in the streets;


I imagine the boys, the girls, the elderly screaming in pain and rage.


I see the tears of the children of Kobane as if they were the Euphrates river, 


flooding the streets of Kobane!


Oh, mother, woe is me!”

Information and song lyrics translated from Castillian text sourced here: https://comitesaharaui.wordpress.com/…/cae-en-combate-la-c…/

LA CAMPAŇA PARA DEFENDER LA MEMORIA HISTÓRICA DE LA CALLE MOORE EN DUBLIN

(Primero publicado (y editado por el editor, gracias) en el blog nortedeirlanda.blogspot.ie el martes, 20 de enero de 2015).

 

Diarmuid Breatnach

El callejero mercado de Moore Street en mejores anos, mirando des de la calle Henry Street hacia el norte y la calle Parnell. El hilero ocupado en 1916 comienza justo después del primer callejón a la derecha.

 Actualmente se está haciendo una fuerte campaňa para defender Moore Street (Sráid an Mhúraigh), el mercado callejero bien conocido de Dublín. No es solamente que esa calle es la única que sobrevive de un casco de mercado callejero con existencia desde el Siglo XVI y que hasta la mitad del siglo pasado consistía de tres calles paralelas conectadas por callejuelas. Es más que eso, pues una hilera de casas fue ocupada por entre 200 y 300 insurrectos durante el Alzamiento de Pascua en 1916 y fue desde ahí que se hizo la rendición. La hilera y el mercado callejero están amenazados por un plan del especulador Joe O’Reilly de construir otro centro comercial desde la Calle O’Connell a Moore Street.

Breve resumen de la historia de Dublín

Los vikingos construyeron la ciudad de Dublín alrededor del 841 en el lugar Dubh Linn (el Pozo Negro), al lado sur del río, antes ocupado por una colonia cristiana y ahí construyeron su puerto fortificado, sobre todo como base para su comercio de esclavos. El lugar del Pozo Negro se cree que estaba en una parte del Castillo de Dublin, pero con el río que lo alimentaba ahora bajo la tierra.  Los indígenas tenían un pueblo ya cerca donde las grandes vías al oeste y al sureste cruzaban el rio por un vado, su nombre era Baile Átha Cliath.

En el 1014, en una gran batalla por las orillas del rio Tulcha, al norte de la ciudad de entonces y ahora dentro de ella, el rey indígena Brian Boróimhe (Brian Boru en inglés) venció a una fuerza militar mixta de Vikingos de Dublín, de la Isla Man, de las Islas Orca y del rey indígena de Laighean (“Leinster” en el inglés).  Dublín permanecería después bajo mando vikingo pero el peligro de la dominación vikinga de Irlanda no surgió nunca mas.

Los Normandos, que ya habían vencido a los Vikingos y a los Sajones en 1066 en los reinos donde actualmente está Inglaterra, invadieron Irlanda en 1169, vencieron la resistencia indígena y se apropiaron de mucha parte del país.  Estos vencieron a los vikingos de Dublín en 1170 y les expulsaron a las afueras, a un lugar que hoy en día es un distrito en el norte de la ciudad.  En el mismo lugar del Pozo Negro, los Normandos construyeron su fortaleza, rodeada de su terreno con muro y empalizada y desde entonces hasta la creación del Estado Irlandés en 1922, el castillo en ese sitio ha sido el cuartel general de la ocupación británica en Irlanda.  El este y sur de Bretaňa, bajo dominación Normanda pero mas tarde con alianzas con jefes sajones, se convirtió en el poder inglés que unos siglos después se puede conocer como el de Gran Bretaña y por eso se cuenta la ocupación británica de Irlanda desde el aňo 1169.

El Alzamiento de Pascua de 1916 y Moore Street

Un mapa del centro de Dublín entre el GPO y el Rotunda, con edificios ocupados por los insurrectos (y otros relevantes edificios) en el 1916 marcados en rojo.

Pues aunque la ciudad de Dublín era una creación extraňa y permanecía bajo mando ocupante, y pese a que a veces se les prohibió entrada a indígenas bajo pena de muerte, y pese también a que en el siglo XIX se pensaba en la ciudad como la segunda del Imperio, a través de los aňos la resistencia a la ocupación contaba con apoyo en muchas partes de Dublín. Y en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, 1,200 hombres y mujeres salieron a la calle en alzamiento contra el poder imperialista y colonial mas grande del mundo, con “un imperio donde el sol nunca se pone”.

La mayor parte de la insurrección fue llevada por la organización republicana y nacionalista The Irish Volunteers (Voluntarios de Irlanda), además de su grupo auxiliar femenino Cumann na mBan y el grupo juvenil Na Fianna Éireann.  La fuerza era la tercera parte de lo que habían contado los líderes del alzamiento, por razón del sabotaje por una parte del liderazgo de los Voluntarios.

Una parte de la fuerza militar insurrecta con orígenes diferentes era el Irish Citizen Army (el Ejercito Ciudadano), milicia sindical formada para defender a los sindicalistas contra ataques policiales durante el Cierre Patronal de 1913.

Por razón del sabotaje, la insurrección no comenzó el Domingo Santo, pues el jefe de los Voluntarios lo había cancelado, pero comenzó el día siguiente, el Lunes. Duró seis días y fue derrotada a través del bombardeo de la artillería británica que destruyó la mayor parte del centro de Dublín.

Destrucción por bombardeo británico en el 1916 a la calle Henry y la esquina del Moore Street. La columna es la de Nelson (ahora reemplazado por el "Spire") en la calle O'Connell. La ruina del GPO está a la derecha, cerca a la columna.

Destrucción por bombardeo británico en el 1916 a la calle Henry y la esquina del Moore Street. La columna es la de Nelson (ahora reemplazado por el “Spire”) en la calle O’Connell. La ruina del GPO está a la derecha, cerca a la columna.

Los insurrectos construyeron barricadas en calles y trincheras en Stephens Green pero los mayores lugares de resistencia fueron varios edificios ocupados y fortificados a los dos lados del rio Life (Liffey) y el cuartel general de la insurrección estaba localizado en el GPO (Sala Principal de Correos) en O’Connell Street (la calle principal de la ciudad).

Por razón del bombardeo y quizás del saqueo, ya el jueves, edificios en O’Connell Street estaban en llamas y por viernes el techo del GPO estaba en peligro de caer y con el plomo derritiendose. Los ocupantes lo evacuaron, llevando al herido James Connolly en camilla, con Elizabeth O’Farrell interponiendo su cuerpo entre él y la dirección de las balas que silbaban por la calle.

Los insurrectos en Moore Street

Cruzando Henry Street, entraron en el callejón Henry Lane y entraron en la primera casa de una hilera en Moore Street.  De ahí hicieron un túnel de casa a casa, hasta ocupar la hilera entera.  Lo hicieron así porque del extremo norte de Moore Street, conjunto con la calle Parnell, ya tenían los británicos una barricada con ametralladoras y habían ya rechazado un asalto irlandés, matando a media docena.

El líder de ese asalto era Michael O’Rahilly.  O’Rahilly era uno de los que cancelaron el Alzamiento para el domingo pero sin embargo al ver que procedió, se presentó para luchar. Fue gravemente herido por un balazo y cayó en el callejón que actualmente lleva su nombre, O’Rahilly Parade, y ahí escribió una nota a su mujer:
“Escribo después de que me dispararon. Querida Nancy, recibí un disparo mientras encabezaba una carga en Moore Street y tomé refugió en un portal. Mientras estuve allí, oí los hombres señalando dónde estaba e hice un perno para la calleja donde ahora estoy. He recibido más que una bala, pienso. Toneladas y toneladas de amor querida, para ti, los chicos y Nell y Anna. Fue una buena lucha de todos modos”. 

“Por favor entregar esto a Nancy O ‘ Rahilly , 40 Herbert Park, Dublín. 

“Adiós querida.”

Ese viernes, en la hilera en Moore Street, con una fuerza británica a un extremo de la calle y con otras apretando cada hora mas a la linea insurrecta, y con algunos de sus edificios ya aislados, el liderazgo de la guarnición del GPO, que incluía al comandante general Patrick Pearse, debatieron que pasos futuros tomar.  Los proyectiles de artillería seguían cayendo y las explosiones de materiales quemandose en tiendas y en fabricas se oían en una sinfonía con disparos de ametralladoras (los insurrectos no tenían ni una), y fusiles. De vez en cuando parte de un edificio colapsaba.  Aún los insurrectos en la hilera en Moore Street habían preparado una diversión con posterior asalto (suicida, casi seguro) a la barricada al extremo de la calle, con la mayor parte escapando por el callejón de Sampson Lane (ahora bloqueada, no lo estaba entonces).

Damage 1916 Dublin Metropole Hotel from above

Otra foto de la destrucción del centro de Dublín por el bombardeo británico en 1916.

Por fin, se dice que debido a la enorme cantidad de víctimas civiles, Patrick Pearse decidió no seguir con ese plan y en vez de ello, procedió a rendirse.  Llevando bandera blanca, la enfermera y miembro de Cumann na mBan, Elizabeth O’Farrell, salió a negociar con el comandante de los británicos, lo cual era acto de gran coraje, pues los británicos ya habían matado cerca a una pareja civil con su niňo, pese a estar bajo bandera blanca. El General Lowe se negó a llevar a cabo negociaciones y demandó un rendimiento total, dandoles solamente una hora para decidir.  Una hora después de volver con su ultimatum, Elizabeth O’Farrell salió por segunda vez bajo bandera blanca, acompañando esta vez a Patrick Pearse.

En la calle Parnell, cerca de Moore Street, Pearse rindió formalmente sus fuerzas insurrectas y firmó las órdenes para los Voluntarios en otros edificios para rendirse también. James Connolly firmó ordenes iguales al Ejercito Ciudadano. La desafortunada Elizabeth O’Farrell tuvo el amargo y peligroso deber de entregar esas ordenes a los varios edificios todavía ocupados por los insurrectos en una ciudad todavía en guerra.

Elizabeth O'Farrell, republicana irlandesa, fue una de los ocupantes de la hilera de Moore Street en los últimos días del Alzamiento y salió bajo bandera blanca dos veces para negociar con los militares británicos.

Elizabeth O’Farrell, republicana irlandesa, fue una de los ocupantes de la hilera de Moore Street en los últimos días del Alzamiento y salió bajo bandera blanca dos veces para negociar con los militares británicos.

Los ocupantes revolucionarios de la hilera en Moore Street cumplieron parte de sus instrucciones de rendimiento pero no con otras.  En vez de dejar sus armas en las casas, salieron con ellas al hombro, en marcha militar, en conjunto con Henry Street y ahí dieron vuelta a la izquierda hasta llegar a O’Connell Street.  Ignoraron los gritos de los oficiales británicos y la furia del General Lowe.  De ahí, a la izquierda otra vez, se fueron en marcha por O’Connell Street hasta llegar a la columna de Parnell, unos cien metros de distancia del extremo norte de Moore Street, y ahí depositaron sus armas.

Al otro lado de la misma columna existe un lugar que lleva el nombre en inglés “The Rotunda”.  Por ironía, fue ahí donde se fundaron los Voluntarios originalmente en 1913, como respuesta a los “Voluntarios de Ulster”, lealistas Británicos que se movilizaban contra autonomía para Irlanda dentro del Imperio. En el jardín del Rotunda les mantuvieron bajo guardia a la mayoría de la guarnición del GPO/ Moore Street, menos los heridos que fueron llevaron al hospital, así estuvieron el resto del sábado y la mayor parte del domingo sin comida ni agua.  A las mujeres que trataron de llevarles agua las arrestaron.

En los juicios militares siguientes, se condenó a pena de muerte a un centenar de hombres (Constance Markievicz, al enterarse de que ella no había recibido pena de muerte, supuestamente por ser mujer, demandó que la tratasen igualmente que a los hombres). Mas tarde, las sentencias de todos fueron conmutadas menos a trece a los cuales les fusilaron y a uno mas al cual le condenaron mas tarde en juicio en Londres a muerte por la horca.  A los firmantes de la Proclamación de la Independencia (imprimido en la sala del sindicato ITGWU, “La Sala de la Libertad”, pero firmado en una tienda y café alternativo en Henry Street) les fusilaron.  De los siete firmantes, cinco habían sido ocupantes de la hilera en Moore Street – Thomas Clarke, Patrick Pearse, Joseph Plunkett, Seán Mac Diarmada, y James Connolly.  El hermano de Patrick, Willie Pearse, estuvo en Moore Street y a el le fusilaron también.

El patio de la Cárcel de Kilmainham (ahora un museo) donde fusilaron a los siete firmantes de la Proclamación de la Independencia y además a otros siete.

Diferente a los otros, James Connolly era socialista revolucionario, organizador del sindicato ITGWU, comandante del Ejercito Ciudadano y de la guarnición del GPO.  Además era teórico, periodista, historiador, escritor de libros, artículos y de canciones.  Igual que Thomas Clarke y Éamonn De Valera, Connolly no había nacido en Irlanda, y pese a pertenecer a la diáspora irlandesa en Edimburgo, de hecho su primera visita a Irlanda ocurrió cuando estaba en las filas del Ejercito Británico. Pronto salió del Ejercito y se casó con una irlandesa.  Llevaron a Connolly del hospital a la Cárcel de Kilmainham y ahí, el 12 de Mayo, el último de los 12 ejecutados en 1916, fue atado a una silla por no poder ponerse de pie por razón de la gangrena en su tobillo, y le fusilaron.

La memoria histórica y la campaňa para conservar Moore Street

Muchos irlandeses y muchos turistas de otros países opinan que en cualquier otro país en Europa se hubiera hecho un monumento de la hilera y hasta distrito histórico de los alrededores. Sin embargo la mayoría de la población ni sabían hasta hace pocos años que la guarnición del GPO terminó la resistencia en Moore Street (y en la película Michael Collins, se le ve rindiendo desde el GPO, contrario a la historia de la guarnición y de Michael Collins mismo).  En 2002 la National Graves Association (Asociación para las Tumbas Nacionales), una organización voluntaria e independiente de partido, empezó a hacer campaňa para guardar parte de la calle y en 2007 se hizo monumento nacional de las casas 14-17 Moore Street.

Poco después, familiares de los que lucharon en el Alzamiento y, especialmente, de los ejecutados empezaron a hacer campaňa para guardar la hilera entera. Mientras tanto en una historia complicada y sucia, el especulador Joe O’Reilly con su empresa CChartered Land, había comprado la mayor parte de las casas en Moore Street.  Además, el centro comercial ILAC se había construido para 1981 encima del resto del casco del mercado callejero y perteneciente a Chartered Land y a Irish Life (compañía de seguros).  Las cuatro casas del “monumento nacional” también le pertenecían a Chartered Land y por reglas del estado la compañía tenía obligación y responsabilidad de mantener los edificios en buen estado.

El número 16 Moore Street, uno de las solamente cuatro casas hecho monumento nacional por el Estado.

El número 16 Moore Street, uno de las solamente cuatro casas de la hilera hecho monumento nacional por el Estado.

La placa en número 16, lo único que indica la historia de la hilera en Moore Street

La placa en número 16, lo único que indica la historia de la hilera en Moore Street

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los que entienden las costumbres y trucos de los especuladores no les sorprenderá nada que Chartered Land no mantuviera en buen estado los cuatro edificios ni nada parecido y como evidencia existen fotos que demuestran agujeros en el techo, pinturas en las paredes, etc.  Hace unos años, Chartered Land propuso un plan de construcción de un centro comercial enorme, con entrada en O’Connell Street y pasando por Moore Street.  El plan preveía un Parking subterráneo, y un jardín en el techo.  Por no poder demoler las cuatro casas del “monumento”, se proponía incorporarlas dentro del centro comercial, poniendo café, servicios y un pequeño museo.

El plan del Parking atraería más trafico a la ciudad y no se aceptó pero mucho de lo otro si lo aceptó el Estado, pero bajo cierta condiciones. Aunque el especulador ya le debía €2.8 billones al Estado, le prometieron un subvención de €5 millones para renovar las cuatro casas.  Pero aparte de dinero, otro problema al que se enfrentaba a Chartered Land era que no todas las casas en la hilera le pertenecían a él. Dos a la esquina con O’Rahilly Parade le pertenecen al municipio de Dublín.

Aunque el especulador dice que los puestos de mercado no van a estar afectados, y llevó a varios comerciantes de los puestos a los EEUU para enseñarles un centro comercial ahí, poca gente le cree.  Los comerciantes no están seguros — la caída del mercado debido a la incertidumbre que pesa sobre la calle les hace parecer a algunos que mejor que se construya el centro.  Sin embargo, varios también han firmado la petición (abajo).

En el otoño de 2014, el Chartered Land les ofreció al Municipio tres casas en el sur de Moore Street a cambio de sus dos casas en la hilera.  Esa oferta fue recomendada por el Director del Municipio y, sorprendiendo a muchos, por el director de la comisión consultiva sobre Moore Street, el concejal Niall Ring.

Concentración en el octubre 2014 presionando al Ayuntamiento de Dublín no acordar con el plan del especulador

Concentración en el octubre 2014 presionando al Ayuntamiento de Dublín no acordar con el plan del especulador.  Estrechan los participantes paginas de la petición para guardar la memoria histórica del Moore Street.

La campaňa para guardar Moore Street lo resistió y surgió una nueva iniciativa, Save Moore Street from Demolition (Guardar la Calle Moore de la Demolición), pasando unas horas cada sábado con mesa de información en la calle, pidiendo firmas con petición a los concejales del Municipio y distribuyendo panfletos. La mesa rápidamente ganó mucho interés y apoyo con gente haciendo compras en la calle y con algunos turistas que pasaban por ahí.  Actualmente, después de 15 sábados, tienen 3,500 firmas en papel.  Es indudable que la campaňa cuenta con muchísimo mas apoyo de que lo tiene el plan de Chartered Land.

El voto fue reprogramado y Chartered Land entonces ofrecía cuatro casas a cambio frente a las dos pero por fin hicieron el voto y el intercambio fue derrotado. Al mismo tiempo se empezó una campaňa de “urgencia”, diciendo que “es muy importante tener esto arreglado para el centenario del Alzamiento”. También hicieron unas concentraciones frente a la sala del municipio. Cuando ya no se podía retrasarlo, se votó.  Los concejales del Fianna Fáil votaron en contra, igual que los del Sinn Féin y algunos del Partido Laborista, además de muchos independientes socialistas y republicanos. Los concejales a favor fueron los del partido conservador de derechas Fine Gael (ahora en el gobierno en coalición con el Partido Laborista), algunos del Laborista y algunos independientes – pero estaban en minoría.

Aunque era una victoria temporal para la campaňa, fue muy importante.  Si lo hubiera ganado Chartered Land, hubiera inmediatamente demolido las dos casas y la destrucción de la hilera hubiera comenzado. Además del resto de su historia, la última de esas casas, número 18, había tenido la primera clínica de la piel del Reino Unido (en el cual estaba Irlanda en ese aňo).

Gente firmando la petición presentado cada sábado por el grupo Save Moore Street from Demolition

Gente firmando la petición presentado cada sábado por el grupo Save Moore Street from Demolition

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La campaňa sigue.  Se puede apoyar lo por ejemplo con poner “me gusta” y agregarse a las paginas Facebook del grupo  Save Moore Street from Demolition (www.facebook.com/save.moore.st.from.demolition) y pedir a amig@s hacer lo mismo; y firmando la petición electrónica https://www.change.org/p/dublin-city-council-save-moore-street-from-demolition?share_id=QoQEYtzRXY&utm_campaign=friend_inviter_chat&utm_medium=facebook&utm_source=share_petition&utm_term=permissions_dialog_true.

También se puede escribir a los ministros con responsibilidad sobre el patrimonio y el turismo:

Turismo:  Paschal Donohoe en Minister@dttas.ie

Patrimonio: Heather Humphreys, Minister for Arts, Heritage and Gaeltacht: ministers.office@ahg.gov.ie

Fin.

JE NE SUIS PAS CHARLIE (YO NO SOY CHARLIE)

José Antonio Gutiérrez D

Parto aclarando antes que nada, que considero una atrocidad el ataque a las oficinas de la revista satírica Charlie Hebdo en París y que no creo que, en ninguna circunstancia, sea justificable convertir a un periodista, por dudosa que sea su calidad profesional, en un objetivo militar. Lo mismo es válido en Francia, como lo es en Colombia o en Palestina.

Tampoco me identifico con ningún fundamentalismo, ni cristiano, ni judío, ni musulmán ni tampoco con el bobo-secularismo afrancesado, que erige a la sagrada “République” en una diosa.

Hago estas aclaraciones necesarias pues, por más que insistan los gurús de la alta política que en Europa vivimos en una “democracia ejemplar” con “grandes libertades”, sabemos que el Gran Hermano nos vigila y que cualquier discurso que se salga del libreto es castigado duramente.

Pero no creo que censurar el ataque en contra deCharlie Hebdo sea sinónimo de celebrar una revista que es, fundamentalmente, un monumento a la intolerancia, al racismo y a la arrogancia colonial. 

Miles de personas, comprensiblemente afectadas por este atentado, han circulado mensajes en francés diciendo “Je Suis Charlie” (Yo soy Charlie), como si este mensaje fuera el último grito en la defensa de la libertad. Pues bien, yo no soy Charlie.

No me identifico con la representación degradante y “caricaturesca” que hace del mundo islámico, en plena época de la llamada “Guerra contra el Terrorismo”, con toda la carga racista y colonialista que esto conlleva. No puedo ver con buena cara esa constante agresión simbólica que tiene como contrapartida una agresión física y real, mediante los bombardeos y ocupaciones militares a países pertenecientes a este horizonte cultural.

Tampoco puedo ver con buenos ojos estas caricaturas y sus textos ofensivos, cuando los árabes son uno de los sectores más marginados, empobrecidos y explotados de la sociedad francesa, que han recibido históricamente un trato brutal: no se me olvida que en el metro de París, a comienzos de los ‘60, la policía masacró a palos a 200 argelinos por demandar el fin de la ocupación francesa de su país, que ya había dejado un saldo estimado de un millón de “incivilizados” árabes muertos.

No se trata de inocentes caricaturas hechas por libre pensadores, sino que se trata de mensajes, producidos desde los medios de comunicación de masas (si, aunque pose de alternativo Charlie Hebdo pertenece a los medios de masas), cargados de estereotipos y odios, que refuerzan un discurso que entiende a los árabes como bárbaros a los cuales hay que contener, desarraigar, controlar, reprimir, oprimir y exterminar. Mensajes cuyo propósito implícito es justificar las invasiones a países del Oriente Medio así como las múltiples intervenciones y bombardeos que desde Occidente se orquestan en la defensa del nuevo reparto imperial. El actor español Willy Toledo decía, en una declaración polémica -por apenas evidenciar lo obvio-, que “Occidente mata todos los días. Sin ruido”. Y eso es lo que Charlie y su humor negro ocultan bajo la forma de la sátira.

No me olvido de la carátula del N°1099 de Charlie Hebdo, en la cual se trivializaba la masacre de más de mil egipcios por una brutal dictadura militar, que tiene el beneplácito de Francia y de EEUU, mediante una portada que dice algo así como “Matanza en Egipto. El Corán es una mierda: no detiene las balas”. La caricatura era la de un hombre musulmán acribillado, mientras trataba de protegerse con el Corán.

Charlie Hebdo cartoon referring to the attack on Egyptian protesters in which 1,000 were killed.

Charlie Hebdo cartoon referring to the attack on Egyptian protesters in which 1,000 were killed.

Habrá a quien le parezca esto gracioso. También, en su época, colonos ingleses en Tierra del Fuego creían que era gracioso posar en fotografías junto a los indígenas que habian “cazado”, con amplias sonrisas, carabina en mano, y con el pie encima del cadáver sanguinolento aún caliente.

En vez de graciosa, esa caricatura me parece violenta y colonial, un abuso de la tan ficticia como manoseada libertad de prensa occidental. ¿Qué ocurriría si yo hiciera ahora una revista cuya portada tuviera el siguiente lema: “Matanza en París. Charlie Hebdo es una mierda: no detiene las balas” e hiciera una caricatura del fallecido Jean Cabut acribillado con una copia de la revista en sus manos? Claro que sería un escándalo: la vida de un francés es sagrada. La de un egipcio (o la de un palestino, iraquí, sirio, etc.) es material “humorístico”. Por eso no soy Charlie, pues para mí la vida de cada uno de esos egipcios acribillados es tan sagrada como la de cualquiera de esos caricaturistas hoy asesinados. 

Ya sabemos que viene de aquí para allá: habrá discursos de defender la libertad de prensa por parte de los mismos países que en 1999 dieron la bendición al bombardeo de la OTAN, en Belgrado, de la estación de TV pública serbia por llamarla “el ministerio de mentiras”; que callaron cuando Israel bombardeo en Beirut la estación de TV Al-Manar en el 2006; que callan los asesinatos de periodistas críticos colombianos y palestinos. Luego de la hermosa retórica pro-libertad, vendrá la acción liberticida: más macartismo dizque “anti-terrorismo”, más intervenciones coloniales, más restricciones a esas “garantías democráticas” en vías de extinción, y por supuesto, más racismo.

Europa se consume en una espiral de odio xenófobo, de islamofobia, de anti-semitismo (los palestinos son semitas, de hecho) y este ambiente se hace cada vez más irrespirable. Los musulmanes ya son los judíos en la Europa del siglo XXI, y los partidos neo-nazis se están haciendo nuevamente respetables 80 años después gracias a este repugnante sentimiento. Por todo esto, pese a la repulsión que me causan los ataques de París, Je ne suis pas Charlie.

Sobre el autor: José Antonio Gutiérrez D. es militante libertario residente en Irlanda, donde participa en los movimientos de solidaridad con América Latina y Colombia, colaborador de la revista CEPA (Colombia) y El Ciudadano (Chile), así como del sitio web internacional www.anarkismo.net.  Autor de “Problemas e Possibilidades do Anarquismo” (en portugués, Faisca ed., 2011) y coordinador del libro “Orígenes Libertarios del Primero de Mayo en América Latina” (Quimantú ed. 2010). 

A LA REVOLUCIÓN O A LA TRANSICIÓN?

                                            Diarmuid Breatnach

Reflexiones en leer el Editorial GARA Marzo 25 2012 (reflexiones republicadas por mi en enero del 2015 sin me parece necesitar cambiar nada).  Como se atreve uno que ni siquiera vive en Euskal Herria, a pronunciar sobre las tácticas y estrategias de procesos revolucionarios en ese país?  Pues me atrevo por saber algo de la historia del país, de su circunstancias actuales y por querer mucho que los sacrificios de su pueblo tengan éxito.  Y me atrevo por saber algo de la historia del capitalismo y del colonialismo y de la clase obrera en general.  Y me atrevo por que la logica no se confina a un país ni a otro, si no a todo el mundo.

En Marzo 2012 se anticipaba una huelga general en Euskal Herria como parte de huelga general en el Estado Español.  En GARA apareció un artículo que me parecía importante.  Y yo, un “scotus” con algo de sangre de los “vascones”, comenté sobre ello, pero con poquísimas avenidas de publicar en Euskal Herria.

La mayoría sindical vasca, los sindicatos ELA y LAB con algunos otros en manifestación de huelga en el 29 Marzo 2012.

La mayoría sindical vasca, los sindicatos ELA y LAB con algunos otros en manifestación de huelga en el 29 Marzo 2012.

 Gara, Marzo 25 2012:

“……….. Así las cosas, lo peor que le puede ocurrir a una huelga general es que se convierta en un objetivo en sí misma, incluso en un ritual periódico, y no en una herramienta de transformación efectiva de la actual situación. Por ello, resulta importante que el 29M sea un día de fuerte respuesta en Euskal Herria, pero es imprescindible que sea sobre todo el primer día de la construcción de una poderosa alternativa de cambio real.” (GARA)

De acuerdo

El atasco mental que evidencia la izquierda a nivel planetario demuestra que no es fácil articularla, pero sería exigible al menos que la huelga general del jueves dé paso a una agenda sobre la que empezar a construir otro futuro. O, más bien, a dos agendas: una inmediata, de resistencia frente a la sucesión de ataques que se viene produciendo y que sirva al menos para paliar los daños irreversibles que provoca,“ (GARA)

De acuerdo

y otra a medio-largo plazo, que tenga como horizonte el logro de la soberanía vasca, único antídoto efectivo dado que de Madrid y París no se puede esperar otra cosa que no sea ruina, desigualdad, especulación y desmovilización.” (GARA)

¿QUE? ¿Que una nación, en liberarse de la dominación de un estado, solamente con eso se garantiza el escape de los efectos del capitalismo? ¡Des de luego que no, señores! Solamente el socialismo nos puede liberar de tal efectos y aún es posible que tampoco con eso se libre si nos quedamos adentro de un mundo mayoritariamente capitalista.

Una sociedad con derechos y deberes

Estas dos agendas deberían ir en paralelo y alimentarse mutuamente. Argumentar que nada se puede hacer hasta que Euskal Herria sea soberana y renunciar a las capacidades de las que ya dispone en todos los ámbitos sería como caminar mirando solo al horizonte para acabar tropezando en la primera piedra. Del mismo modo, apuntar con la mirada solo al suelo y perder la referencia de objetivos finales también lleva a perder el rumbo…” (GARA)

De acuerdo.

Pero ahora quiero hablar del “agenda a medio-largo plazo”, lo cual, si somos socialistas o comunistas revolucionarios (y tratando de Euskal Herria), debe de tratar de hacer preparaciones para tomar el poder para la clase obrera en esa nación. De eso no habla GARA nada.

Cuando se desea una ruptura revolucionaria con la lucha de la clase obrera de un pueblo, se suele pensar en la huelga general de un día solamente como un etapa, lo mismo que lo a dicho el editorial de GARA. Da carácter popular y obrera a la resistencia, moviliza a las masas, la clase y el pueblo siente su poder, se fortalecen los militantes y el pueblo en lucha contra la represión, se aprenden lecciones de organizar, de movilizar, de lucha….

¿Pero que sería la segunda etapa? Pues de movilizar todavía mas gente y de llegar a un enfrentamiento mas fuerte con el estado y con la clase capitalista… ¿Por qué? Por que el objetivo es tomar el poder – un acto revolucionario, no una transición a algún nuevo capitalismo nacional.

Dependiendo de los acontecimientos, en esa situación ante-revolucionaria, se podría ver algunos de una variedad de tácticas, incluso a todos. Huelgas generales de tres días, de semana o más largo todavía, manifestaciones, desobediencia civil, barricadas, kale borroka, responder a la represión con devolver la agresión en contra de los agentes de la misma. Y en cuando se pueda, pasar a la insurrección.

Bueno, el liderazgo de la IA ya ha dicho que no se puede tener lucha armada. Entonces será difícil imaginar como se va a pasar a la insurrección, pero no difícil imaginar como las fuerzas de la represión van a responder y, si esos sean los únicos que tengan las armas, como va a terminar el asunto.

Pero armada la insurrección o no, está claro que ninguno de los dos estados, el francés ni el español, van a sentarse en sus manos y hacer nada. Claro que no – lo van a tratar de impedir, a luchar con dientes y garras.

¿Sería la clase obrera y el pueblo Vasco capaz de resistir la represión militar de esos estados, con sus soldados y policía, sus tanques, sus aviones? En lucha directa, el uno en contra del otro, no, que va. Y los estados serían capaces de bombardear las ciudades para aplastar la revolución – lo verían mejor eso que perder una zona de sus estados y de explotación, y además con la reconstrucción después, algunos capitalistas van a tener un bonanza.

Pues, si es así, el movimiento revolucionario tiene que mantenerse preparado a que llega un tiempo en que el estado no sería capaz de usar las fuerzas armadas. Solamente hay dos situaciones en que eso sucedería: invasión de otro país al estado o guerra civil. Si las situaciones dentro de los estados español y francés fueran tan graves que no eran capaces de enviar sus fuerzas armadas a aplastar la gente en Euskal Herria, entonces si que sería capaz de tener éxito la revolución Vasca, con ellos haciendo frente a las fuerzas represivas locales que no se rindieron.

La lógica de este planteamiento es no solamente que hay que hacer preparaciones para ir mas allá de la huelga general a la insurrección, si no que se debe de ayudar al proceso de resistencia en el resto de los estados, en todos lugares pero especialmente en el centro del Estado Español – en Castilla!

Fin