WE REPENT EVERYTHING!

WE REPENT EVERYTHING!

(Reading time text: 3 minutes)

Diarmuid Breatnach

Versiones en castellano y en catalan de bajo

Introduction: The Spanish State requires the Basque resistance to repent.  The State refused Basque independence and suppressed the movement for self-determination and the language, arrested and tortured its activists. In response ETA (Basque Homeland and Freedom) was created and for nearly a decade carried out no armed action until finally it killed an armed policeman when stopped at a checkpoint (the activist was also killed in the incident) and later also the police chief in charge of tortures. Years of struggle and repression added hundreds of Basque prisoners to Spanish (and French) jails, dispersed all over the state.

          The Spanish State in more recent years insisted at first that in order for the repression to end, that ETA would have to end its armed activity. ETA did so in 2010 but successively the State insisted on decommissioning of arms, then disbandment of the organisation (which ETA did in 2017 and 2018 respectively), then that its prisoners and Basque leaders apologise for their armed actions. Most of the prisoners still refuse to do that and serve out their sentences or die in jail – but some of the leadership outside have done so, including taking part in commemorations of some of the agents of the Spanish State killed by ETA. Meanwhile, the Spanish State considers it a terrorist-law crime to commemorate the fallen fighters of ETA who died in prison or were gunned down by the forces of the State.

So …. this is on behalf of those who have apologised and those who are planning to.

WE REPENT EVERYTHING, SPANISH STATE!

We repent everything … everything! We beg your forgiveness for all that we have done – we have been like bad children in the face of your goodness. Even worse – much worse!

It’s difficult to know where to start ….

Firstly, we repent having come to this land before you, with our own language that was not even Indo-European. What arrogance! What an insult to your rightful sovereignty! Not even the Moors of Al Andalus, with their lofty science and their pretentious toleration of all religions, had the arrogance to arrive before you. We beg your forgiveness.

We are sorry also for having fought for the independence and rights of the Kingdom of Navarra and for even having supplied some of your early royal families. Again, what arrogance! We beg your forgiveness once more.

We regret not having participated wholeheartedly in your rightful, restrained and proportionate Inquisition. We heartily repent leaving so many witches unburned. Please, please forgive us for that, though in truth it was unpardonable.

And throughout, still speaking that language, probably the oldest in Europe! What shameful arrogance. What lack of gratitude for the Indo-European language you offered us!

We regret – oh, how we regret! — having stood against that wonderful, righteous and Christian leader, Generalisimo Franco. We find it hard to believe now that we had the arrogance to stand with a government elected by the people against the rightful military intervention of the Four Generals and especially his exalted self, General Franco. What could we have been thinking of? How right he was to have his German allies – may they be blessed! — bomb Gernika (sorry, Guernica)!

We apologise for those priests, monks and nuns who did not embrace the Christian Crusade of the Caudillo and the Spanish hierarchy, who persisted in defending the indefensible ideas of nationhood, of giving aid to prisoners and in teaching our accursed language. Of course it was right to shoot some of them – they should all have been shot!

We feel ashamed and deeply repent that even after Franco and his troops showed us the correct way — having had to shoot thousands to do it – that we continued to speak that unChristian language and to teach it in secret in houses, even when you had lawfully forbidden it.

We humbly apologise for the industrial strikes we have carried out in protest against your wise guidance and are very sorry that we forced you to shoot or imprison us.

We can hardly continue, we are so choked with grief and yet must do so; we beg your indulgence, for in some ways, our worst is to come.

On bended knee — no, prostrate on the ground – we beg your forgiveness for having formed the organisation “Land and Freedom”. To have banded together to spread ideas of independence and socialism – independence from you! Atheistic socialism! Your police were quite right to hound us, arrest, torture us and even shoot us. But did we learn? No – instead we took up arms! Against the Power in the land!

For our newspapers that you rightly banned, for our radio stations you rightly shut down; for our activists you rightly forced to confess and jailed, for our other activists who had the temerity to flee so that you had to send assassination squads after them into another state’s administration; for the disgraceful conduct of relatives of people imprisoned who traveled hundreds of kilometres to visit them and had the temerity to campaign for an end to their dispersal; for the prisoners who continued to resist and those who had the arrogance to shame you by ending their own lives; for the refugees whom you had to pursue to Latin America, to Canada and to states of Europe; for continuing to speak that accursed language, for singing it and for even developing an art form of impromptu dialogues in it …..

For all of that, we repent, we apologise, we humbly beg your forgiveness, even though we know we are not worthy of it.

If you allow us, in your benevolence and forbearance, undeserving as we are, although we know we can never achieve it properly and will be but pale imitations, we will try – really, really try – to become like you.

End.

EH Bildu (Abertzale Left party) Mayor of Errentería, Julen Mendoza (nearest to viewer) in commemoration ceremony for four Guardia Civil killed by ETA in the area in 1982 (Source photo: Internet)

CASTELLANO

NOS ARREPENTIMOS DE TODO, ESTADO ESPANOL! 

Lo arrepentimos de todo … pero de todo! Pedimos vuestro perdón por todo lo que hemos hecho, hemos sido como niños malos ante su bondad. Aún peor, mucho peor!

Es difícil saber por dónde empezar …

En primer lugar, lamentamos haber llegado a esta tierra antes que ustedes, con nuestro propio lenguaje que ni siquiera era indoeuropeo. Qué arrogancia! Qué insulto a vuestra soberanía legítima! Ni siquiera los moros de Al-Andalus, con su gran ciencia y su pretendida tolerancia a todas las religiones, tuvieron la arrogancia de llegar antes que ustedes. Pedimos perdón.

Arrepentimos también haber luchado por la independencia y los derechos del Reino de Navarra e incluso por haber proporcionado algunas de sus familias reales. Otra vez, qué arrogancia! Pedimos vuestro perdón una vez más.

Lamentamos no haber participado de manera sincera en vuestra Inquisición legítima, moderada y proporcionada. Lamentamos profundamente dejar muchas brujas y herejes sin quemar. Por favor, perdónenos por ello, aunque, en en realidad, es imperdonable.

Y encima, hablando este idioma vasco, probablemente el más antiguo de Europa! Qué vergonzosa arrogancia. Qué falta de gratitud por la lengua indoeuropea que nos ofrecisteis!

Lamentamos – oh, como lo lamentamos! – habernos mantenido en contra de ese maravilloso, justo y cristiano líder, el Generalísimo Franco. Nos resulta difícil creer ahora que teníamos la arrogancia de apoyar a un gobierno elegido por la gente contra la legítima intervención militar de los Cuatro Generales y sobre todo su exaltado persona, el general Franco. En que podíamos haber estado pensando? ¿Que acertado estuvisteis con sus aliados alemanes – ! benditos sean! – en bombardear a Gernika (perdoname, Guernica)!

Nos disculpamos por nuestros sacerdotes, monjes y religiosas que no aceptaron la cruzada cristiana del Caudillo y la jerarquía Española, que persistieron en la defensa de las ideas indefendibles de la nacionalidad, de dar ayuda a los prisioneros y de enseñar nuestro idioma torpe. Por supuesto, era correcto disparar a algunos de ellos: todos debían de haber sido fusilados!

Nos sentimos avergonzados y profundamente arrepentidos de que, incluso después que Franco y sus tropas nos mostraran el camino correcto — habiendo tenido que disparar miles para ello — seguimos hablando de esta lengua no cristiana y la enseñamos en secreto en las casas , incluso cuando había estado ya prohibido legalmente.

Humildemente nos disculpamos por las huelgas industriales que hemos llevado a cabo en protesta contra vuestra sabia dirección y lamentamos mucho haberles obligado a dispararnos o encarcelarnos.

Apenas podemos continuar, estamos tan abrumados por el dolor y, sin embargo, debemos hacerlo; rogamos su indulgencia, porque de alguna manera, nuestro peor final ha llegado.

De rodillas – no! postrado en el suelo! – le pedimos perdón por haber formado la organización “Tierra y Libertad”. Reunirse para difundir ideas de independencia, socialismo –¡independencia de ustedes! ¡Socialismo ateo! Su policía tenía toda la razón para perseguirnos, arrestarnos y torturarnos e incluso dispararnos. Pero, ¿aprendimos? No, en cambio tomamos las armas! ¡Contra el poder de la tierra!

Para nuestros periódicos que con tanta razón prohibisteis, para nuestras estaciones de radio cerrados correctamente, para nuestros activistas a los que con razón obligasteis confesar y encarcelar, para nuestros otros activistas que tuvieron la temeridad de huir, por lo que tuvisteis que enviar escuadrones de asesinatos en la tierra de otro estado, por la vergonzosa conducta de familiares de personas encarceladas que viajaron cientos de kilómetros para visitarlos y tuvieron la temeridad de hacer campaña para poner fin a su dispersión, por los prisioneros que continuaron resistiendo y los que tenían la arrogancia para avergonzarles por poniendo fin a sus propias vidas, a los refugiados que tuvisteis que perseguir en América Latina, a Canadá y a los estados de Europa, por continuar hablando ese lenguaje maldito, por cantarlo e incluso por desarrollar una forma de arte de diálogos improvisados en él. …

Por todo eso, nos arrepentimos, nos disculpamos, pedimos humildemente vuestro perdón, aunque sabemos que no somos dignos de ello.

Si nos permiten, en vuestra benevolencia y paciencia, sin merecer lo que somos, aunque sepamos que nunca podremos lograrlo correctamente y seremos solo imitaciones pálidas, intentaremos, realmente, realmente intentaremos llegar a ser como vosotros.

Basque victim of Spanish police tortue, Joxe Arregi Izagirre, who incredibly survived until brought to hospital but died quickly afterwards, February 1981.

CATALAN

ENS PENEDIM DE TOT, ESTAT ESPANYOL!

Ens penedim de tot … pero de tot! Demanem el vostre perdó per tot el que hem fet, hem estat com a nens dolents davant la vostra bondat. Encara pitjor, molt pitjor!

És difícil saber per on començar …

En primer lloc, lamentem haver-nos arribat a aquesta terra abans que tu, amb el nostre propi llenguatge que ni tan sols era indoeuropeu. Quina arrogància! Quin insult a la vostra sobirania legítima! Ni tan sols els moros d’Al-Andalus, amb la seva gran ciència i la seva pretesa tolerància a totes les religions, van tenir l’arrogància d’arribar abans que vosaltres. Demanem perdó.

Sentim també haver lluitat per la independència i els drets del Regne de Navarra i fins i tot per haver subministrat algunes de les seves famílies reals. Una altra vegada, quina arrogància! Demanem el perdó una vegada més.

Lamentem no haver participat de manera sincera en la vostra Inquisició legítima, moderada i proporcionada. Lamentem profundament deixar que moltes bruixes i heretges sense cremar. Si us plau, perdoneu-nos per això, encara que, en veritat, no era vàlid.

I tot, parlant encara aquest idioma basc, probablement el més antic d’Europa! Quina vergonyosa arrogància. Quina falta de gratitud per la llengua indoeuropea que ens vau oferir!

Lamentem – oh, com ho lamentem! – Davant d’aquest meravellós, just i líder cristià, el Generalíssim Franco. Ens resulta difícil creure ara que teníem l’arrogància d’estar amb un govern elegit per la gent contra la legítima intervenció militar dels Quatre Generals i sobretot el seu exaltat general, el general Franco. En què podíem estar pensant? Quin dret era tenir els seus aliats alemanys, que beneïts siguin! – Bombardejar Gernika (ho sento, Guernica)!

Ens disculpem pels nostres sacerdots, monjos i religioses que no van acceptar la creuada cristiana del Caudillo i la jerarquia Espanyola, que va persistir en la defensa de les idees indefensables de la nacionalitat, de donar ajuda als presoners i d’ensenyar el nostre idioma maldestre. Per descomptat, era correcte disparar alguns d’ells: tots haurien estat disparats!

Juan Mañas Morales, Luis Montero García and Luis Manuel Cobo Mier, uninvolved Basques tortured and killed by Guardia Civil in 1981. Their bodies were then placed in a car, shot at and the car set on fire. (Source images: Internet)

Ens sentim avergonyits i profundament penedits que, fins i tot després que Franco i les seves tropes ens mostressin la manera correcta: havent hagut de disparar milers per fer-ho, continuem parlant d’aquesta llengua cristiana i ensenyem-la en secret a les cases, fins i tot quan tenies ho ha prohibit legalment.

REFERENCES

A Councillor of the official Abertzale (Basque pro-Independence) Left attends memorial of victim of ETA and lays flowers at memorial: https://www.efe.com/efe/espana/politica/eh-bildu-asiste-por-primera-vez-en-19-anos-al-homenaje-a-miguel-angel-blanco/10002-2984272

EH Bildu, party of the Abertzale Left, declares it wished to attend commemoration of victim of ETA: https://www.europapress.es/nacional/noticia-eh-bildu-afirma-ausencia-homenaje-blanco-nadie-deberia-ir-sitio-donde-no-bienvenido-20140714112609.html

A Mayor of the Abertzale Left attends commemoration of four Guardia Civil killed by ETA in Errentería (an area somtimes nicknamed “the Basque Belfast”, where resistance was strong and many Basques were killed by police, by state-sponsored murder gangs, including kidnappings and rapes): https://www.eldiario.es/norte/navarra/Ongi-Jose-Miguel-Maria-Dolores_0_814718789.html

Advertisements

AGUANTAR Y REÍR — PERO REVOLUCIÓN!

Diarmuid Breatnach

 

Estuve recientemente leyendo sobre el apoyo en Cataluña a la lucha para la independencia de Irlanda en el 1920, inspirado especialmente por la huelga de hambre del Traolach Mac Suibhne (Terence McSwiney), Gran Alcade de Cork y oficial del grupo armado republicano el IRA.  Sabemos también que las huelgas de hambre de parte de presos republicanos irlandeses en el Long Kesh en el 1981, simbolizadas en el personaje del Bobby Sands, también habían impresionados a gente por todo el mundo.

Me encanta leer de las conexiones de la lucha del independismo irlandés con las luchas de resistencia de otros pueblos. El Alzamiento de 1916 en Dublín y la Guerra de la Independencia por todo Irlanda dio inspiración a nacionalistas, republicanos y socialistas revolucionarios por grandes partes del Mundo, influyendo al vietnames Ho Chi Minh, a Nehru (y a Indios mas revolucionarios que el) y a gente en todas las colonias de los estados coloniales como la Gran Bretaña, Francia, España, Portugal, Bélgica, Holanda, Alemania ….. Llegó a tener impacto en cada continente del mundo menos en el de Antartica. Y que lástima que terminó en tan vergüenza sórdida!

Me gustaría comentar sobre la frase del McSwiney “no es él quien puede infligir más, sino quién puede soportar más que vencerá”. Y al mismo tiempo referir a la de otro huelguista de hambre hasta la muerte, 61 años después de la muerte del McSwiney: “Nuestra venganza será la risa de nuestros niños.”

Esas frases de los mártires McSwiney y Sands son interesantes pero hay que leer los en el contexto de sus vidas y de la lucha para la independencia de Irlanda. Demasiadas veces son esas palabras apropiadas por pacifistas o peor, para los que quieren rendir o diluir o desviar la resistencia.

Foto del Traolach Mac Suibhne (Terence McSwiney)
(Fuente de foto: el Internet)

Las historias de ambos hombres lo dejan claro que se habían comprometido a lucha armada contra el imperio británico, McSwiney en el IRA y Sands en el Provisional IRA. Los dos se consideraban soldados de la resistencia nacionalista o republicana. Si no hubieron muertos en la cárcel, estarían por ahí pegando tiros a la policía colonial y al Ejercitó Británico, tratando de matar les y tratando de evitar que les maten a ellos.

La lucha para la independencia de Irlanda 1916-1921 quedó en gran parte derrumbada, tras el Trato de 1921 y la Guerra Civil del 1922-1923. El nuevo Estado Irlandés fusiló a 81 republicanos durante esos últimos años y mató al rededor de 120 ejecutados tras haber les hecho preso en lucha, o secuestrados y asesinados. Muchos tuvieron que huir del país.

Se volvió a lucha en seria en el 1971, pero esta vez casi totalmente confinada a la quinta parte del país, la colonia británica de Los Seis Condados. Y claro, quedó sin éxito, a pesar de enorme bravura y sacrificio por el pueblo a través de casi tres décadas.

Bobby Sands, foto tomado durante su encarcelamiento.
(Fuente de la foto: el Internet)

A los que les dan miedo o les disgusta la resistencia armada, les gustan muchísimo esas frases de Sands y de McSwiney, sacadas de sus contextos.

Guste o no guste, la historia nos repite a enseñar que la resistencia a las fuerzas del imperialismo (y aún, del capitalismo), si va a tener éxito, tiene que pasar a la fase armada en algún momento. Y no es por que les guste la violencia a los de la resistencia si no por que el enemigo no le dará ningún otro remedio. Vendrá con armas, juicios, cárcel para aplastar la resistencia. Así que la única cuestión no es a ver si la resistencia exitosa aquí o ahí le hace falta pasar a la fase armada, si no cual es el momento en que se necesita hacer. Eso es lo que nos dice la historia, creemos lo que nos guste.

Una tragedia putumayense en tres actos: entrando al “post-conflicto”

José Antonio Gutiérrez D

 

Acto I -Puerto Bello, Piñuña Blanco

 

El jueves 1 de Junio, a eso de las 8pm, media docena de individuos encapuchados y vestidos de negro, llegan a la comunidad de Puerto Bello, en Piñuña Blanco, armados de escopetas y revólveres.

Pese a que a primera vista podrían parecer meros atracadores, sobre todo por las precarias armas que portan, su modus operandi parece ser el de paramilitares. Cortan las comunicaciones, agrupan a varias personas al borde del río y proceden a robar a personas específicas, sobre todo del comercio. Luego, después de dos horas de aterrorizar al caserío, roban un motor y se van con total tranquilidad río abajo con todo lo robado. Esto ocurre en las mismas narices de un batallón militar en la vereda de La Alea, adscrito a la Brigada de Selva Número 27, así como de la Fuerza Naval del Sur que opera en todo el río Putumayo.

Esta es la segunda acción de este tipo que ocurre en la zona. Hace unos meses, también se había producido una acción similar en la vereda Puerto Silencio. También han aparecido panfletos amenazantes de grupos paramilitares –que vienen avanzando a paso firme desde el occidente de Putumayo- y hasta de un grupo que se hacen llamar “Los de Sinaloa”. Esto ocurre cuando las FARC-EP ya no se encuentran en este territorio, sino que se encuentran concentrados en la Zona Veredal “Heiler Mosquera”, en La Carmelita. Un mal precedente de lo que puede esperar el pueblo de estos territorios de la presencia de la fuerza pública. Hasta los más timoratos reconocen que “estas vainas no se veían cuando las FARC estaban por acá”. En el pueblo corren rumores que, de hecho, la misma fuerza pública no sólo toleraría estas acciones sino que algunos elementos hasta estarían detrás de ellos. Sea como sea, la desconfianza es grande, al igual que la ansiedad.

Esta acción ocurrió apenas un día después de una reunión en la comunidad en la cual se trató el tema de la explotación petrolera y la necesidad de oponerse al intento de la multinacional Amerisur Resources plc –de origen británico- de comenzar tareas de prospección y explotación en la zona, en medio de las comunidades campesinas, de un consejo comunitario afro y de un resguardo indígena. Esta obsesión por perforar la tierra, contaminar los ríos y saquear los recursos es parte de la visión del post-conflicto del gobierno: que las multinacionales vayan ocupando los territorios donde nunca se habían podido meter, porque se encontraban las FARC-EP en ellos. Literalmente, los territorios de presencia histórica de esta insurgencia, hoy están de remate. Para resistir al extractivismo, se está llamando a todas las comunidades del río a una asamblea los días 16 y 17 de Junio en Peneya, cerca de Puerto Calderón.

Soldados del Ejercito Columbiano en Putamyo. A pesar de su presencia los atracadores operan con tranquilidad.

Acto II -Piñuña Negro

El día 2 de Junio, al mediodía, durante una reunión en Piñuña Negro con dirigentes campesinos y líderes de juntas de acción comunal, para tratar el tema de la implementación de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC-EP, dos helicópteros militares sobrevuelan la reunión. Están sobrevolando por mucho tiempo, hasta que después de una hora y media sobrevolando, deciden aterrizar. “Afuera está el ejército”, nos comenta una señora que estaba en la reunión y que había salido para comprar algunos refrigerios. Salimos a hablar con ellos, pues la gente comienza a ponerse nerviosa. No es para menos. Piñuña Negro ha sido particularmente golpeado por las acciones contrainsurgentes durante el Plan Colombia, ha sido muy militarizado, ha vivido innumerables combates, ha visto muchos muertos y decenas de sus dirigentes han sido arrestados. Desde el 2004, al menos 36 dirigentes sociales han sido arrestados. El Plan Colombia también generó un desplazamiento masivo: de unas 2500 familias que había en el corregimiento al inicio de este operativo, hoy no quedan más de 400. Hoy el casco urbano de Piñuña Negro parece un pueblo fantasma, con casas abandonadas cayéndose a pedazos y un comercio moribundo donde alguna vez hubo de todo. En algunas de las veredas del corregimiento, esto se nota con mucha mayor crudeza: Puerto Tolima alguna vez llegó a tener 100 familias, y hoy apenas tiene 2. No es de extrañar, entonces, que la presencia militar provoque escalofríos en muchos.

Había llegado la armada en esos dos helicópteros; unos 30 militares contra-guerrillas, armados hasta los dientes con fusiles de asalto, mira telescópica, visores, granadas y cada quien con dos revólveres cruzados en el pecho, se paseaban por fuera del lugar de reunión y por el resto del caserío. Parecía que iban a una guerra medio oriental en vez de a dialogar con un grupo de dirigentes comunitarios que estaban realizando una reunión perfectamente legal. La gente miraba desde la distancia lo que está pasando con nerviosismo. Nosotros nos acercamos a hablar con un capitán de la manera más afable posible, tratando de bajar la tensión y de garantizar que la reunión pueda finalizar.

Nos informan que hemos roto un protocolo. Al parecer, la inspectora de Piñuña Negro tiene un acuerdo con la fuerza pública, a todas luces inconstitucional, según el cual no se puede realizar ninguna reunión comunitaria sin previa autorización de los mandos militares y sin la presencia física de un uniformado. Tales disposiciones son propias de las dictaduras militares del Cono Sur, más no así de un país que se dice democrático. Nos pregunta el militar que qué estábamos conversando. Le decimos el objetivo de la reunión y los temas tocados. Parece que la respuesta lo tranquiliza. Era como si esperaba que el objetivo de la reunión fuera otro.

Pregunta a mi compañero que si las cosas estaban tranquilas en Piñuña Blanco. Con sorpresa, le explicamos lo del “atraco”, aunque ellos ya sabían pues las denuncias se habían hecho por la mañana. Además, resulta extraordinariamente extraño que el ejército no haya sabido del “atraco” –que a esa altura lo sabía Raimundo y todo el mundo-, pero que se hayan enterado tan rápido de una reunión comunitaria para irla a interrumpir –y de paso, para acosar y amedrentar a los participantes. El capitán nos dice entonces que anotemos su número telefónico y que en caso de un nuevo incidente, llamemos al ejército porque ellos no vacilarán en llegar a “proteger” a la comunidad. Nos dijo que en esa zona la comunidad los rechazaba y que hasta los “hostigaban”, pero que si la comunidad los llamaba, ellos irían.

Luego nos preguntan si iríamos a Puerto Ospina, donde también la comunidad está adelantando acciones para oponerse a la explotación petrolera en su territorio, también por parte de Amerisur Resources plc. Uno ya va entendiendo por dónde va la cosa.

Acto III -Peneya, Piñuña Blanco

En el último acto, dirigentes comunitarios de Peneya, Piñuña Blanco, nos explican que el sábado 3 de Junio, se habían aparecido los ejecutivos de la Amerisur Resources plc, llamando a una reunión a la dirigencia. Palabras más, palabras menos, le preguntaron a los dirigentes que cuando soltaban la tierrita. A lo cual los dirigentes exclamaron diciendo que eso no era una decisión que podían tomar ellos, sino que correspondía a  la comunidad. Y que la comunidad tiene su evento programado para el 16 y 17 y que entonces tomarán una  decisión informada.

También nos enteramos que, camino a Piñuña Negro, los helicópteros que sobrevolaron la reunión comunitaria, también habían sobrevolado el caserío de Puerto Bello. El mensaje era claro. El día 3 también hubo reunión de la Junta de Acción Comunal en Puerto Bello y la decisión de la comunidad, ante la zozobra generada en los últimos días fue reforzar la organización comunitaria, tender más puentes con otros procesos, visibilizar la problemática del extractivismo y la resolución de la comunidad de defender el territorio. Dentro de esto, se llamó a participar masivamente en la asamblea en Peneya, pedir acompañamiento a los otros movimientos sociales, y a pedir a las autoridades garantías para que la reunión se pueda realizar en paz.

Aun cuando estos tres actos, a primera vista, puedan parecer hechos aislados, pensamos que son parte de una misma tragedia que se viene viviendo no sólo en el Putumayo, sino en todo el territorio colombiano.

 

Ahí donde las FARC-EP abandonaron los territorios, en el marco del proceso de paz adelantado con el gobierno (en el cual, dicho sea de paso, solamente los guerrilleros están cumpliendo su parte del acuerdo), las multinacionales han puesto la mira para adelantar actividades extractivistas y agroindustriales. En esos territorios existía no solamente insurgencia armada, sino también, por decirlo así, una insurgencia social: comunidades en resistencia contra la imposición del modelo neoliberal extractivista, que han buscado activamente participar en procesos amplios por una transformación de las estructuras políticas y económicas del país, así como en la creación de alternativas en su propia realidad local. Para quebrar esta resistencia campesina, indígena y afrocolombiana, la fuerza pública está tolerando, sino patrocinando, una situación de inseguridad y zozobra. Es muy raro que asesinatos selectivos, el aumento de la inseguridad y el avance incontenible del paramilitarismo estén ocurriendo en las mismas narices del ejército más poderoso de América Latina, y que ellos se muestren impotentes para operar en contra de estos elementos criminales. Eso si, muestran gran efectividad cuando las comunidades se organizan para protestar.

¿Qué se busca con esta zozobra inducida? Que la comunidad, en su desesperación, termine por llamar al ejército para que venga a poner orden. Al mismo ejército que ha permitido que esto ocurra. Así ellos llegan por invitación (“llámenos si vuelven a ocurrir incidentes”), como salvadores. Pero detrás de la militarización del territorio, lo que llegará es la petrolera. Eso es lo que realmente buscan, y no la seguridad de la comunidad: lo que buscan es dar garantías y protección a la petrolera para adelantar el saqueo de los recursos, y la consecuente destrucción de la selva. Con el ejército enquistado en los pozos petroleros, como se ve en otras partes del Putumayo ¿quién podría protestar o resistirse? Y como se ve en todos los territorios militarizados, la criminalidad y el paramilitarismo no cesarán sino que ahí seguirán o hasta aumentarán, mientras las multinacionales podrán saquear en paz todo lo que quieran.

La comunidad en Piñuña Blanco está viendo claramente esta estrategia y no se está dejando engatusar. Sabe que la única garantía para que la paz llegue a su territorio es la unidad de los procesos comunitarios, el fortalecimiento de su autonomía, la creación de un verdadero poder popular que pueda, mediante las guardias campesinas y la acción comunitaria, enfrentar las amenazas ante las cuales la fuerza pública se muestra impotente. En estos momentos está claro que la seguridad del pueblo depende de la capacidad del mismo pueblo. Que la defensa del territorio no puede ser impulsada más que por la alianza de campesinos, indígenas y afros, con el respaldo de los sectores urbanos que se hacen solidarios de estos procesos. Por más que uno le dé vuelta al asunto, no hay de otra. Por eso es tan importante que el 16 y 17 las comunidades de Piñuña Blanco no estén solas y que se les tienda una mano solidaria en esa lucha que es la lucha de todos.

 

José Antonio Gutiérrez D.

10 de Junio, 2017