31st AUGUST 102 YEARS AGO — BLOODY SUNDAY IN DUBLIN 1913/ HOY, HACE 102 ANOS — EL DOMINGO SANGRIENTO DEL 31 DE AGOSTO 1913

Diarmuid Breatnach (published originally in Dublin Political History Tours)

(Miren de bajo para la versión en castellano).

The 31st of August 1913 was one of several ‘Bloody Sundays’ in Irish history and it took place in O’Connell Street (then Sackville Street).

A rally had been called to hear the leader of the IT&GWU) speak. The rally had been prohibited by a judge but the leader, Jim Larkin, burning the prohibition order in front of a big demonstration of workers on the evening of the 29th, promised to attend and address the public.

On the day in O’Connell Street, the Dublin police with their batons attacked the crowd, including many curious bystanders and passers by, wounding many by which at least one died later from his injuries.

One could say that on that street on the 31st, or in the nearby Eden Quay on the night of the 30th, when the police batoned to death two workers, was born the workers’ militia, the Irish Citizen Army, in a desire that very soon would be made flesh.

La carga policial contra los manifestantes y transeúntes en la Calle O'Connell en el 31 Agosto 1913/ DMP attack on demonstrators and passers-by on 31st August 1913 in Dublin's O'Connell Street

La carga policial contra los manifestantes y transeúntes en la Calle O’Connell en el 31 Agosto 1913/ DMP attack on demonstrators and passers-by on 31st August 1913 in Dublin’s O’Connell Street

THE EMPLOYERS’ LOCKOUT

Bloody Sunday Dublin occurred during the employers’ Lockout of 1913. Under Jim Larkin’s leadership, the Liverpudlian of the Irish diaspora, the young ITGWU was going from strength to strength and increasing in membership, with successful strikes and representation in Dublin firms. But in July 1913, one of Dublin’s foremost businessmen, William Martin Murphy, called 200 businessmen to a meeting, where they resolved to break the trade union.

Murphy was an Irish nationalist, of the political line that wished for autonomy within the British Empire; among his businesses were the Dublin tram company, the Imperial Hotel in O’Connell Street and the national daily newspaper “The Irish Independent”.

The employers decided to present all their workers with a declaration to sign that the workers would not be part of the ITGWU, nor would they support them in any action; in the case of refusal to sign, they would be sacked.

The members of the ITGWU would have to reject the document or leave the union, which nearly none of them were willing to do.

Nor could the other unions accept that condition, despite any differences they may have had with Larkin, with his ideology and his tactics, because at some point in the future the employers could use the same tactic against their own members.

The Dublin (and Wexford) workers rejected the ultimatum and on the 26th began a tram strike, which was followed by the Lockout and mixed with other strikes — a struggle that lasted for eight months.

Dublin had remarkable poverty, with infectious diseases such as tuberculosis and others, including the sexually-transmitted ones, the city being a merchant port and also having many British Army barracks. The percentage of infantile mortality was higher than that in Calcutta. Workers’ housing was in terrible condition, often with entire families living in one room, in houses sometimes of 12 rooms, each one full of people, with one or two toilets in the outside yard.

In those conditions, 2,000 Dublin workers confronted their employers, the latter aided by their Metropolitan Police, the Irish colonial police and the British Army. As well as the workers, many small traders suffered, those selling in the street or from little shops.

On that Monday, the 31st of September 1913, some trade unionists and curious people congregated in Dublin’s main street, then called Sackville Street, in front of and around the main door of the big Clery’s shop. In the floors above the shop, was the Imperial Hotel, with a restaurant.

The main part of the union went that day to their grounds in Fairview, to avoid presenting the opportunity for another confrontation with the Dublin Municipal Police. Others in the leadership had argued that the police should not be given the opportunity and that there would be many other confrontations during the Lockout. But Larkin swore that he would attend and that a judge should not be permitted to ban a workers’ rally.
Daily Mirror Arrest Larkin photoThere were many police but nothing was happening and Larkin did not appear. After a while, a horse-drawn carriage drove up and an elderly church minister alighted, assisted by a woman, and entered the shop. They took the lift to the restaurant floor. A little later Larkin appeared at the restaurant open window, in church minister’s clothing, spoke a few words to the crowd and ran inside. Those in the street were very excited and when the police took Larkin out under arrest, they cheered him, urged on by Constance Markievicz. The police drew their batons and attacked the crowd — any man not wearing a police uniform.

 

THE UNION’S ARMY

The Irish Citizen Army was founded for the union on the 6th November 1913 by Larkin, Connolly and others with Seán Ó Cathasaigh/ O’Casey, playwright and author, including the first history of the organisation.

The Citizen Army at Croydon House, at the ITGWU's grounds in Fairview/ El Ejercito Ciudadano en su parte del parque en Fairview.

The Citizen Army at Croydon House, at the ITGWU’s grounds in Fairview/ El Ejercito Ciudadano en su parte del parque en Fairview.

As distinct from the Irish Volunteers, women could enter the ICA, within which they had equal rights.

Funeral of James Byrne, who died as a result of his imprisonment during the 1913 Lockout

Funeral of James Byrne, who died as a result of his imprisonment during the 1913 Lockout/ Procesión funébre de James Byrne, fallecido por razón de su encarcelamiento durante el Cierre de 1913, pasando por el muelle sur Eden’s Quay, partiendo de la Salla de la Libertad.

It was reorganised in 1914 as the union was recovering from its defeat during the Lockout, and 200 fought alongside the Volunteers in the 1916 Easter Rising, after which two of its leaders, Michael Mallin and James Connolly, were executed. Among the nearly 100 death sentences there were others of the ICA, including Markievicz, but their death sentences were commuted (14 were executed in Dublin, one in Cork and one was hanged in London).

The main fighting locations of the ICA in 1916 were in Stephen’s Green and in the Royal College of Surgeons, in City Hall and, with Volunteers in the GPO and in the terrace in Moore Street, the street market.

The Imperial Hotel on the other side of the street from the GPO was occupied too by the ICA and on top of it they attached their new flag, the “Starry Plough/ Plough and Stars”, the design in gold colour on a green background, the

The flag of the ICA, flown over Murphy's Imperial Hotel in 1916

The flag of the ICA, flown over Murphy’s Imperial Hotel in 1916

constellation of Ursa Mayor, which the Irish perceived in the form of a plough, an instrument of work. And there the flag still flew after the Rising, having survived the bombardment and the fire which together destroyed the building and all others up to the GPO, on both sides of the street. Then a British officer happened to notice the flag and ordered a soldier to climb up and take it down — we know not where it went.

 

TODAY

Today, after various amalgamations, the once-noble ITGWU has become SIPTU, the largest trade union in Ireland but one which does not fight. The skyscraper containing its offices, Liberty hall, occupies the spot of the original Liberty Hall, prior to its destruction by British bombardment in 1916.

The Irish newspaper the “Irish Independent” continues to exist, known as quite right-wing in its editorial line. Murphy’s trams came to an end during the 1950 decade and those in Dublin today have nothing to do with Murphy.

The Imperial Hotel no longer exists and, until very recently, Clery had taken over the whole building, but they sacked their workers and closed the building, saying that they were losing money.

In front of the building, in the pedestrianised central reservation, stands the monument as a representation of Jim Larkin. The form of the statue, with its hands in the air, is from a photo taken of Larkin during the Lockout, as he addressed another rally in the same street. It is said that in those moments, he was finishing a quotation which he used during that struggle (but which had also been written previously by James Connolly in 1897, and which something similar had been written by the liberal monarchist Étienne de La Boétie [1530–1563] and later by the French republican revolutionary Camille Desmoulins [1760–1794]): “The great appear great because we are on our knees – LET US ARISE!”

 

The Jim Larkin monument in O'Connell Street today/ El monumento de Jim Larkin in la Calle O'Connell hoy en día

The Jim Larkin monument in O’Connell Street today/ El monumento de Jim Larkin in la Calle O’Connell hoy en día

 

EL 31 DE AGOSTO EN El 1913 FUE UNO DE LOS DOMINGOS SANGRIENTOS DE IRLANDA Y OCURRIÓ EN LA CALLE PRINCIPAL DE DUBLÍN.

Hubo una concentración para escuchar al líder del sindicato de Trabajadores de Transporte y de General de Irlanda (IT&GWU) hablar. La manifestación fue prohibida por juez pero el líder, Jim Larkin, quemando el documento de prohibición en frente de manifestación grande la noche del 29, prometió que iba a asistir y hablar al publico.

El día 31 en la Calle O’Connell, la policía de Dublin con sus porras atacaron la concentración y a muchos otros curiosos o pasando por casualidad, hiriendo a muchos por lo cual murió uno por lo menos mas tarde de sus heridas.

Se puede decir que en esa calle en el 31, o en la cerca muelle, Eden Quay, la noche del 30, cuando mataron a porras dos trabajadores, se dio luz a la milicia sindical, el Ejercito Ciudadano de Irlanda, en deseo que poco mas tarde estaría fundado en actualidad.

EL CIERRE PATRONAL

El Domingo Sangriento ocurrió durante el Cierre Patronal de Dublín en el 1913. Bajo el liderazgo de Jim Larkin, el Liverpoolés de diáspora Irlandesa, el joven sindicato ITGWU fue yendo de fuerza a fuerza y aumentando en miembros, con éxitos en sus huelgas y reconocido en muchas de las empresas de Dublín. Pero en Julio del 1913, uno de los principales empresarios de Dublín, William Martin Murphy, llamó a 200 de los empresarios a mitin y resolvieron romper el sindicato.

Murphy era nacionalista Irlandés, de la linea de pedir autonomía pero adentro del Imperio británico; entre sus empresas le pertenecía la linea de tranvías de Dublín, el Hotel Imperial en la Calle O’Connell y el periódico diario nacional The Irish Independent.

Resolvieron los empresarios presentar a todos sus trabajadores una declaración para firmar que no serían parte del sindicato ITGWU ni les darían ningún apoyo en cualquiera acción; en caso de negar firmar, se les despedirían.

Los miembros del ITGWU tendrían que rechazar el documento o salir del sindicato, lo cual casi lo total no estuvieron dispuestos hacer.

Los otros sindicatos, pese a cualquiera diferencias tuvieron con Larkin, con sus pensamientos y sus tácticas, tampoco podían acceder a esa condición por que mas tarde se podría usar la misma táctica en contra de sus miembros también.

Los trabajadores de Dublín (y de Wexford) rechazaron el ultimátum y empezaron el 26 de Agosto una huelga de los tranvías, seguido por el Cierre Patronal, mixta con otras huelgas, una lucha que duró ocho meses en total.

Dublín tuvo una pobreza impresionante, con infecciones de tuberculosis y otras, incluido las transmitidas por el sexo, siendo puerto mercantil y teniendo muchos cuarteles del ejercito británico. El porcentaje de la mortalidad infantil era mas de la de la ciudad de Calcuta. Las viviendas de los trabajadores estaban en terribles condiciones, con a menudo familias grandes enteras viviendo en una habitación, en casas a veces de 12 habitaciones, cada uno llena de gente, con una o dos servicios en el patio exterior.

En esas condiciones 2,000 trabajadores de Dublín se enfrentaron al patronal de Dublín, con su policía metropolitana, la policía colonial de Irlanda y el ejercito británico. Además de los trabajadores, muchos pequeños empresarios, vendiendo en la calle o en tiendas pequeños, sufrieron.

Ese Domingo, del 31o de Setiembre 1913, algunos sindicalistas y gente curiosa se congregaron en la calle principal de Dublín, entonces nombrado Sackville Street, en frente y al rededor de la puerta principal de la gran tienda de Clery. En las plantas después de la primera, estaba el Hotel Imperial, con un restaurante.

La mayor parte del sindicato se fueron ese día a una parte de parque que les pertenecía por la costa, para evitar otra enfrentamiento con la Policía Metropolitana de Dublín. Habían argumentado otros de la dirección del sindicato que no se debe dar les la oportunidad a la policía y que habría muchos otros enfrentamientos durante el Cierre. Pero Larkin juró que lo iba a asistir y que no se podía permitir a un juez prohibir manifestaciones obreras.

Había mucha policía pero nada pasaba y Larkin no aparecía. Después de un rato, un coche de caballos llegó y un viejo sacerdote salió, apoyado por una mujer, y entraron en la tienda de Clery. Subieron en el ascensor hacía el restaurante. Poco después, Larkin apareció en la ventana abierta del restaurante, en el traje del cura y habló unas palabras, antes de correr adentro. Los de abajo en la calle muy entusiasmados y cuando la policía salieron agarrando le a Larkin, la multitud le dieron vítores, alentados por Constance Markievicz. La Policía Municipal sacaron sus porras y atacaron a la multitud – a cualquier hombre que no llevaba uniforme policial.

 

EL EJERCITO DEL SINDICATO

El Ejercito Ciudadano de Irlanda (Irish Citizen Army) fue fundado para el sindicato en el 6 de Noviembre del 1913 por Larkin, Connolly y otros con Seán Ó Cathasaigh/ O’Casey, escritor de obras para teatro y algunas otras, incluso la primera historia de la organización. A lo contrario de Los Voluntarios, el ICA permitía entrada a mujeres, donde tenían derechos iguales.

Fue reorganizada en 1914 cuando el sindicato se fue recobrando de la derrota del Cierre Patronal, y 200 lucharon con los Voluntarios en el Alzamiento de Pascuas de 1916, después de lo cual dos de sus líderes, Michael Mallin y James Connolly, fueron ejecutados. Entre los casi 100 condenas de muerte, habían otros del ICA, incluso Constance Markievicz, pero sus condenas de muerte fueron conmutadas (se les ejecutaron a 14 en Dublín y a uno en Cork, y a otro le ahorcaron en Londres).

Los lugares principales de lucha del ICA en 1916 fueron en el Stephen’s Green y en el Collegio Real de Cirujanos (Royal College of Surgeons), en el Ayuntamiento y, con Voluntarios, en la Principal Oficina de Correos (GPO) y en la manzana del Moore Street, el mercado callejero.

El Hotel Imperial al otro lado de la calle del GPO lo ocuparon también el ICA, y encima colocaron su nueva bandera, el Arado de Estrellas (“Starry Plough/ Plough and Stars”), el diseño en color oro sobre fondo verde, la formación celeste del Ursa Mayor, que lo veían los Irlandeses en forma del arado, una herramienta de trabajo. Y ahí ondeó la bandera después del Alzamiento, habiendo sobrevivido el bombardeo británico y el fuego que destruyeron el edificio y la calle entera hacía el GPO, en ambos lados. Entonces un oficial británico se dio cuenta de la bandera y le mandó a soldado hir a recoger la – no se sabe donde terminó.

 

HOY EN DÍA

Hoy en día, después de varias fusiones, el noble ITGWU se ha convertido en el SIPTU, el sindicato mas grande de Irlanda y parecido en su falta de lucha a Comisiones Obreras del Estado Español. El rasca cielos de sus oficinas, La Sala de la Liberta (Liberty Hall), ocupa el mismo lugar que ocupó la antigua Liberty Hall, antes de su destrucción por bombardeo británico en 1916.

El periódico Irish Independent sigue existiendo, conocido por ser bastante de derechas en su linea editorial. Los tranvías de Murphy terminaron en la década del 1950 y los de hoy en Dublín no tienen nada que ver con los de antes.

El Hotel Imperial ya no existe y, hasta hace muy poco, la empresa Clery lo tenía todo el edificio, pero despidieron a sus trabajadores y cerraron el edificio, diciendo que perdían dinero.

En frente del edificio, en la reserva peatonal del centro de la calle, está el monumento representando a Jim Larkin. La forma de la estatua, con las manos en el aire, lo tiene de foto que le hicieron durante el Cierre Patronal, cuando habló en otro manifestación en la misma calle. Dicen que en ese momento, estaba terminando una frase famosa que usó durante esa lucha (pero que también lo escribió Connolly antes en 1897, y que lo había escrito algo parecido primero el monárquico reformista Étienne de La Boétie [1530–1563] y luego el revolucionario republicano francés Camille Desmoulins [1760–1794]): “Los grandes aparecen grande por que estamos de rodillas – levantamanos!”

 

Fin

LA CAMPAŇA PARA DEFENDER LA MEMORIA HISTÓRICA DE LA CALLE MOORE EN DUBLIN

(Primero publicado (y editado por el editor, gracias) en el blog nortedeirlanda.blogspot.ie el martes, 20 de enero de 2015).

 

Diarmuid Breatnach

El callejero mercado de Moore Street en mejores anos, mirando des de la calle Henry Street hacia el norte y la calle Parnell. El hilero ocupado en 1916 comienza justo después del primer callejón a la derecha.

 Actualmente se está haciendo una fuerte campaňa para defender Moore Street (Sráid an Mhúraigh), el mercado callejero bien conocido de Dublín. No es solamente que esa calle es la única que sobrevive de un casco de mercado callejero con existencia desde el Siglo XVI y que hasta la mitad del siglo pasado consistía de tres calles paralelas conectadas por callejuelas. Es más que eso, pues una hilera de casas fue ocupada por entre 200 y 300 insurrectos durante el Alzamiento de Pascua en 1916 y fue desde ahí que se hizo la rendición. La hilera y el mercado callejero están amenazados por un plan del especulador Joe O’Reilly de construir otro centro comercial desde la Calle O’Connell a Moore Street.

Breve resumen de la historia de Dublín

Los vikingos construyeron la ciudad de Dublín alrededor del 841 en el lugar Dubh Linn (el Pozo Negro), al lado sur del río, antes ocupado por una colonia cristiana y ahí construyeron su puerto fortificado, sobre todo como base para su comercio de esclavos. El lugar del Pozo Negro se cree que estaba en una parte del Castillo de Dublin, pero con el río que lo alimentaba ahora bajo la tierra.  Los indígenas tenían un pueblo ya cerca donde las grandes vías al oeste y al sureste cruzaban el rio por un vado, su nombre era Baile Átha Cliath.

En el 1014, en una gran batalla por las orillas del rio Tulcha, al norte de la ciudad de entonces y ahora dentro de ella, el rey indígena Brian Boróimhe (Brian Boru en inglés) venció a una fuerza militar mixta de Vikingos de Dublín, de la Isla Man, de las Islas Orca y del rey indígena de Laighean (“Leinster” en el inglés).  Dublín permanecería después bajo mando vikingo pero el peligro de la dominación vikinga de Irlanda no surgió nunca mas.

Los Normandos, que ya habían vencido a los Vikingos y a los Sajones en 1066 en los reinos donde actualmente está Inglaterra, invadieron Irlanda en 1169, vencieron la resistencia indígena y se apropiaron de mucha parte del país.  Estos vencieron a los vikingos de Dublín en 1170 y les expulsaron a las afueras, a un lugar que hoy en día es un distrito en el norte de la ciudad.  En el mismo lugar del Pozo Negro, los Normandos construyeron su fortaleza, rodeada de su terreno con muro y empalizada y desde entonces hasta la creación del Estado Irlandés en 1922, el castillo en ese sitio ha sido el cuartel general de la ocupación británica en Irlanda.  El este y sur de Bretaňa, bajo dominación Normanda pero mas tarde con alianzas con jefes sajones, se convirtió en el poder inglés que unos siglos después se puede conocer como el de Gran Bretaña y por eso se cuenta la ocupación británica de Irlanda desde el aňo 1169.

El Alzamiento de Pascua de 1916 y Moore Street

Un mapa del centro de Dublín entre el GPO y el Rotunda, con edificios ocupados por los insurrectos (y otros relevantes edificios) en el 1916 marcados en rojo.

Pues aunque la ciudad de Dublín era una creación extraňa y permanecía bajo mando ocupante, y pese a que a veces se les prohibió entrada a indígenas bajo pena de muerte, y pese también a que en el siglo XIX se pensaba en la ciudad como la segunda del Imperio, a través de los aňos la resistencia a la ocupación contaba con apoyo en muchas partes de Dublín. Y en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, 1,200 hombres y mujeres salieron a la calle en alzamiento contra el poder imperialista y colonial mas grande del mundo, con “un imperio donde el sol nunca se pone”.

La mayor parte de la insurrección fue llevada por la organización republicana y nacionalista The Irish Volunteers (Voluntarios de Irlanda), además de su grupo auxiliar femenino Cumann na mBan y el grupo juvenil Na Fianna Éireann.  La fuerza era la tercera parte de lo que habían contado los líderes del alzamiento, por razón del sabotaje por una parte del liderazgo de los Voluntarios.

Una parte de la fuerza militar insurrecta con orígenes diferentes era el Irish Citizen Army (el Ejercito Ciudadano), milicia sindical formada para defender a los sindicalistas contra ataques policiales durante el Cierre Patronal de 1913.

Por razón del sabotaje, la insurrección no comenzó el Domingo Santo, pues el jefe de los Voluntarios lo había cancelado, pero comenzó el día siguiente, el Lunes. Duró seis días y fue derrotada a través del bombardeo de la artillería británica que destruyó la mayor parte del centro de Dublín.

Destrucción por bombardeo británico en el 1916 a la calle Henry y la esquina del Moore Street. La columna es la de Nelson (ahora reemplazado por el "Spire") en la calle O'Connell. La ruina del GPO está a la derecha, cerca a la columna.

Destrucción por bombardeo británico en el 1916 a la calle Henry y la esquina del Moore Street. La columna es la de Nelson (ahora reemplazado por el “Spire”) en la calle O’Connell. La ruina del GPO está a la derecha, cerca a la columna.

Los insurrectos construyeron barricadas en calles y trincheras en Stephens Green pero los mayores lugares de resistencia fueron varios edificios ocupados y fortificados a los dos lados del rio Life (Liffey) y el cuartel general de la insurrección estaba localizado en el GPO (Sala Principal de Correos) en O’Connell Street (la calle principal de la ciudad).

Por razón del bombardeo y quizás del saqueo, ya el jueves, edificios en O’Connell Street estaban en llamas y por viernes el techo del GPO estaba en peligro de caer y con el plomo derritiendose. Los ocupantes lo evacuaron, llevando al herido James Connolly en camilla, con Elizabeth O’Farrell interponiendo su cuerpo entre él y la dirección de las balas que silbaban por la calle.

Los insurrectos en Moore Street

Cruzando Henry Street, entraron en el callejón Henry Lane y entraron en la primera casa de una hilera en Moore Street.  De ahí hicieron un túnel de casa a casa, hasta ocupar la hilera entera.  Lo hicieron así porque del extremo norte de Moore Street, conjunto con la calle Parnell, ya tenían los británicos una barricada con ametralladoras y habían ya rechazado un asalto irlandés, matando a media docena.

El líder de ese asalto era Michael O’Rahilly.  O’Rahilly era uno de los que cancelaron el Alzamiento para el domingo pero sin embargo al ver que procedió, se presentó para luchar. Fue gravemente herido por un balazo y cayó en el callejón que actualmente lleva su nombre, O’Rahilly Parade, y ahí escribió una nota a su mujer:
“Escribo después de que me dispararon. Querida Nancy, recibí un disparo mientras encabezaba una carga en Moore Street y tomé refugió en un portal. Mientras estuve allí, oí los hombres señalando dónde estaba e hice un perno para la calleja donde ahora estoy. He recibido más que una bala, pienso. Toneladas y toneladas de amor querida, para ti, los chicos y Nell y Anna. Fue una buena lucha de todos modos”. 

“Por favor entregar esto a Nancy O ‘ Rahilly , 40 Herbert Park, Dublín. 

“Adiós querida.”

Ese viernes, en la hilera en Moore Street, con una fuerza británica a un extremo de la calle y con otras apretando cada hora mas a la linea insurrecta, y con algunos de sus edificios ya aislados, el liderazgo de la guarnición del GPO, que incluía al comandante general Patrick Pearse, debatieron que pasos futuros tomar.  Los proyectiles de artillería seguían cayendo y las explosiones de materiales quemandose en tiendas y en fabricas se oían en una sinfonía con disparos de ametralladoras (los insurrectos no tenían ni una), y fusiles. De vez en cuando parte de un edificio colapsaba.  Aún los insurrectos en la hilera en Moore Street habían preparado una diversión con posterior asalto (suicida, casi seguro) a la barricada al extremo de la calle, con la mayor parte escapando por el callejón de Sampson Lane (ahora bloqueada, no lo estaba entonces).

Damage 1916 Dublin Metropole Hotel from above

Otra foto de la destrucción del centro de Dublín por el bombardeo británico en 1916.

Por fin, se dice que debido a la enorme cantidad de víctimas civiles, Patrick Pearse decidió no seguir con ese plan y en vez de ello, procedió a rendirse.  Llevando bandera blanca, la enfermera y miembro de Cumann na mBan, Elizabeth O’Farrell, salió a negociar con el comandante de los británicos, lo cual era acto de gran coraje, pues los británicos ya habían matado cerca a una pareja civil con su niňo, pese a estar bajo bandera blanca. El General Lowe se negó a llevar a cabo negociaciones y demandó un rendimiento total, dandoles solamente una hora para decidir.  Una hora después de volver con su ultimatum, Elizabeth O’Farrell salió por segunda vez bajo bandera blanca, acompañando esta vez a Patrick Pearse.

En la calle Parnell, cerca de Moore Street, Pearse rindió formalmente sus fuerzas insurrectas y firmó las órdenes para los Voluntarios en otros edificios para rendirse también. James Connolly firmó ordenes iguales al Ejercito Ciudadano. La desafortunada Elizabeth O’Farrell tuvo el amargo y peligroso deber de entregar esas ordenes a los varios edificios todavía ocupados por los insurrectos en una ciudad todavía en guerra.

Elizabeth O'Farrell, republicana irlandesa, fue una de los ocupantes de la hilera de Moore Street en los últimos días del Alzamiento y salió bajo bandera blanca dos veces para negociar con los militares británicos.

Elizabeth O’Farrell, republicana irlandesa, fue una de los ocupantes de la hilera de Moore Street en los últimos días del Alzamiento y salió bajo bandera blanca dos veces para negociar con los militares británicos.

Los ocupantes revolucionarios de la hilera en Moore Street cumplieron parte de sus instrucciones de rendimiento pero no con otras.  En vez de dejar sus armas en las casas, salieron con ellas al hombro, en marcha militar, en conjunto con Henry Street y ahí dieron vuelta a la izquierda hasta llegar a O’Connell Street.  Ignoraron los gritos de los oficiales británicos y la furia del General Lowe.  De ahí, a la izquierda otra vez, se fueron en marcha por O’Connell Street hasta llegar a la columna de Parnell, unos cien metros de distancia del extremo norte de Moore Street, y ahí depositaron sus armas.

Al otro lado de la misma columna existe un lugar que lleva el nombre en inglés “The Rotunda”.  Por ironía, fue ahí donde se fundaron los Voluntarios originalmente en 1913, como respuesta a los “Voluntarios de Ulster”, lealistas Británicos que se movilizaban contra autonomía para Irlanda dentro del Imperio. En el jardín del Rotunda les mantuvieron bajo guardia a la mayoría de la guarnición del GPO/ Moore Street, menos los heridos que fueron llevaron al hospital, así estuvieron el resto del sábado y la mayor parte del domingo sin comida ni agua.  A las mujeres que trataron de llevarles agua las arrestaron.

En los juicios militares siguientes, se condenó a pena de muerte a un centenar de hombres (Constance Markievicz, al enterarse de que ella no había recibido pena de muerte, supuestamente por ser mujer, demandó que la tratasen igualmente que a los hombres). Mas tarde, las sentencias de todos fueron conmutadas menos a trece a los cuales les fusilaron y a uno mas al cual le condenaron mas tarde en juicio en Londres a muerte por la horca.  A los firmantes de la Proclamación de la Independencia (imprimido en la sala del sindicato ITGWU, “La Sala de la Libertad”, pero firmado en una tienda y café alternativo en Henry Street) les fusilaron.  De los siete firmantes, cinco habían sido ocupantes de la hilera en Moore Street – Thomas Clarke, Patrick Pearse, Joseph Plunkett, Seán Mac Diarmada, y James Connolly.  El hermano de Patrick, Willie Pearse, estuvo en Moore Street y a el le fusilaron también.

El patio de la Cárcel de Kilmainham (ahora un museo) donde fusilaron a los siete firmantes de la Proclamación de la Independencia y además a otros siete.

Diferente a los otros, James Connolly era socialista revolucionario, organizador del sindicato ITGWU, comandante del Ejercito Ciudadano y de la guarnición del GPO.  Además era teórico, periodista, historiador, escritor de libros, artículos y de canciones.  Igual que Thomas Clarke y Éamonn De Valera, Connolly no había nacido en Irlanda, y pese a pertenecer a la diáspora irlandesa en Edimburgo, de hecho su primera visita a Irlanda ocurrió cuando estaba en las filas del Ejercito Británico. Pronto salió del Ejercito y se casó con una irlandesa.  Llevaron a Connolly del hospital a la Cárcel de Kilmainham y ahí, el 12 de Mayo, el último de los 12 ejecutados en 1916, fue atado a una silla por no poder ponerse de pie por razón de la gangrena en su tobillo, y le fusilaron.

La memoria histórica y la campaňa para conservar Moore Street

Muchos irlandeses y muchos turistas de otros países opinan que en cualquier otro país en Europa se hubiera hecho un monumento de la hilera y hasta distrito histórico de los alrededores. Sin embargo la mayoría de la población ni sabían hasta hace pocos años que la guarnición del GPO terminó la resistencia en Moore Street (y en la película Michael Collins, se le ve rindiendo desde el GPO, contrario a la historia de la guarnición y de Michael Collins mismo).  En 2002 la National Graves Association (Asociación para las Tumbas Nacionales), una organización voluntaria e independiente de partido, empezó a hacer campaňa para guardar parte de la calle y en 2007 se hizo monumento nacional de las casas 14-17 Moore Street.

Poco después, familiares de los que lucharon en el Alzamiento y, especialmente, de los ejecutados empezaron a hacer campaňa para guardar la hilera entera. Mientras tanto en una historia complicada y sucia, el especulador Joe O’Reilly con su empresa CChartered Land, había comprado la mayor parte de las casas en Moore Street.  Además, el centro comercial ILAC se había construido para 1981 encima del resto del casco del mercado callejero y perteneciente a Chartered Land y a Irish Life (compañía de seguros).  Las cuatro casas del “monumento nacional” también le pertenecían a Chartered Land y por reglas del estado la compañía tenía obligación y responsabilidad de mantener los edificios en buen estado.

El número 16 Moore Street, uno de las solamente cuatro casas hecho monumento nacional por el Estado.

El número 16 Moore Street, uno de las solamente cuatro casas de la hilera hecho monumento nacional por el Estado.

La placa en número 16, lo único que indica la historia de la hilera en Moore Street

La placa en número 16, lo único que indica la historia de la hilera en Moore Street

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los que entienden las costumbres y trucos de los especuladores no les sorprenderá nada que Chartered Land no mantuviera en buen estado los cuatro edificios ni nada parecido y como evidencia existen fotos que demuestran agujeros en el techo, pinturas en las paredes, etc.  Hace unos años, Chartered Land propuso un plan de construcción de un centro comercial enorme, con entrada en O’Connell Street y pasando por Moore Street.  El plan preveía un Parking subterráneo, y un jardín en el techo.  Por no poder demoler las cuatro casas del “monumento”, se proponía incorporarlas dentro del centro comercial, poniendo café, servicios y un pequeño museo.

El plan del Parking atraería más trafico a la ciudad y no se aceptó pero mucho de lo otro si lo aceptó el Estado, pero bajo cierta condiciones. Aunque el especulador ya le debía €2.8 billones al Estado, le prometieron un subvención de €5 millones para renovar las cuatro casas.  Pero aparte de dinero, otro problema al que se enfrentaba a Chartered Land era que no todas las casas en la hilera le pertenecían a él. Dos a la esquina con O’Rahilly Parade le pertenecen al municipio de Dublín.

Aunque el especulador dice que los puestos de mercado no van a estar afectados, y llevó a varios comerciantes de los puestos a los EEUU para enseñarles un centro comercial ahí, poca gente le cree.  Los comerciantes no están seguros — la caída del mercado debido a la incertidumbre que pesa sobre la calle les hace parecer a algunos que mejor que se construya el centro.  Sin embargo, varios también han firmado la petición (abajo).

En el otoño de 2014, el Chartered Land les ofreció al Municipio tres casas en el sur de Moore Street a cambio de sus dos casas en la hilera.  Esa oferta fue recomendada por el Director del Municipio y, sorprendiendo a muchos, por el director de la comisión consultiva sobre Moore Street, el concejal Niall Ring.

Concentración en el octubre 2014 presionando al Ayuntamiento de Dublín no acordar con el plan del especulador

Concentración en el octubre 2014 presionando al Ayuntamiento de Dublín no acordar con el plan del especulador.  Estrechan los participantes paginas de la petición para guardar la memoria histórica del Moore Street.

La campaňa para guardar Moore Street lo resistió y surgió una nueva iniciativa, Save Moore Street from Demolition (Guardar la Calle Moore de la Demolición), pasando unas horas cada sábado con mesa de información en la calle, pidiendo firmas con petición a los concejales del Municipio y distribuyendo panfletos. La mesa rápidamente ganó mucho interés y apoyo con gente haciendo compras en la calle y con algunos turistas que pasaban por ahí.  Actualmente, después de 15 sábados, tienen 3,500 firmas en papel.  Es indudable que la campaňa cuenta con muchísimo mas apoyo de que lo tiene el plan de Chartered Land.

El voto fue reprogramado y Chartered Land entonces ofrecía cuatro casas a cambio frente a las dos pero por fin hicieron el voto y el intercambio fue derrotado. Al mismo tiempo se empezó una campaňa de “urgencia”, diciendo que “es muy importante tener esto arreglado para el centenario del Alzamiento”. También hicieron unas concentraciones frente a la sala del municipio. Cuando ya no se podía retrasarlo, se votó.  Los concejales del Fianna Fáil votaron en contra, igual que los del Sinn Féin y algunos del Partido Laborista, además de muchos independientes socialistas y republicanos. Los concejales a favor fueron los del partido conservador de derechas Fine Gael (ahora en el gobierno en coalición con el Partido Laborista), algunos del Laborista y algunos independientes – pero estaban en minoría.

Aunque era una victoria temporal para la campaňa, fue muy importante.  Si lo hubiera ganado Chartered Land, hubiera inmediatamente demolido las dos casas y la destrucción de la hilera hubiera comenzado. Además del resto de su historia, la última de esas casas, número 18, había tenido la primera clínica de la piel del Reino Unido (en el cual estaba Irlanda en ese aňo).

Gente firmando la petición presentado cada sábado por el grupo Save Moore Street from Demolition

Gente firmando la petición presentado cada sábado por el grupo Save Moore Street from Demolition

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La campaňa sigue.  Se puede apoyar lo por ejemplo con poner “me gusta” y agregarse a las paginas Facebook del grupo  Save Moore Street from Demolition (www.facebook.com/save.moore.st.from.demolition) y pedir a amig@s hacer lo mismo; y firmando la petición electrónica https://www.change.org/p/dublin-city-council-save-moore-street-from-demolition?share_id=QoQEYtzRXY&utm_campaign=friend_inviter_chat&utm_medium=facebook&utm_source=share_petition&utm_term=permissions_dialog_true.

También se puede escribir a los ministros con responsibilidad sobre el patrimonio y el turismo:

Turismo:  Paschal Donohoe en Minister@dttas.ie

Patrimonio: Heather Humphreys, Minister for Arts, Heritage and Gaeltacht: ministers.office@ahg.gov.ie

Fin.